TIEMPO DE COSECHA

Lluvias afectan cultivo de tomate

Lluvias afectan cultivo de tomate
Lluvias afectan cultivo de tomate

En la provincia de Los Santos la cosecha de tomate industrial avanza en un 50%, pero las lluvias fuera de temporada provocaron una caída en las hectáreas sembradas y amenazan con estropear la recolección del fruto.

En la región de Azuero, 81 productores cultivan 140 hectáreas de tomate industrial, 7 hectáreas menos que las registradas durante el ciclo agrícola 2016-2017.

La disminución en la siembra se debe, según los productores, a las lluvias fuera de temporada.

El cronograma de siembra para el cultivo de tomate se inicia a mediados de noviembre hasta finales de diciembre, pero este año las lluvias se extendieron hasta mediados de enero, lo que trastocó la actividad en el campo, manifestó Celestino Rivera, presidente de la Asociación de Tomate Industrial de Azuero.

Pero las lluvias no le dan tregua. Según el productor, las variaciones climáticas también amenazan la cosecha. “El agua está amenazando con caer y si esto pasa se dañaría el tomate en campo”, pronosticó Rivera.

Lluvias afectan cultivo de tomate
Lluvias afectan cultivo de tomate

Con la llegada de la temporada seca el cultivo de tomate industrial reactivaba la economía en las provincias centrales, pero en los últimos años la actividad ha perdido su ritmo.

Según los productores, las variaciones climáticas, el ataque de plagas y la falta de políticas agropecuarias estatales que incentiven la producción les ha restado competitividad.

En la década de 1970, cerca de 689 agricultores cultivaban más de mil 200 hectáreas de tomate en las provincias de Coclé, Herrera y Los Santos. Cuatro décadas después, más de 600 productores abandonaron la actividad, asegura Rivera.

Otro factor que, según los productores, está mermando la actividad es el acceso a tiempo del financiamiento estatal.

En el segundo semestre del año pasado, el Banco de Desarrollo Agropecuario se quedó sin fondos y los productores no teníamos cómo financiar la siembra del ciclo agrícola 2017-2018, recuerda el productor.

Esto provocó que las reglas en la compra de tomate industrial cambiaran. La empresa Nestlé Panamá nos redujo el precio pagado por el quintal del fruto, pero nos financió el 90% de la siembra, comentó Rivera. El productor recibe $8.50 por el quintal de tomate.

Edición Impresa