SECTOR AGRÍCOLA

Monsanto aprovecha el apetito por la soja

Monsanto aprovecha el apetito por la soja
Se espera que la demanda de soja en Estados Unidos aumente un 44% este año, según el Departamento de Agricultura.

Monsanto Co., la mayor empresa de semillas del mundo, prevé que el creciente apetito mundial por la soja transgénica la ayude a superar el mal momento que atraviesa el sector agrícola.

Su soja Roundup Ready 2 Xtend superará los 8.1 millones de hectáreas en 2017 y los 16 millones de hectáreas el próximo año, informó la empresa con sede en St. Louis en un comunicado.

El pronóstico tiene lugar pese a que la compañía ha enfrentado quejas en Estados Unidos este año sobre los daños a los cultivos relacionados con dicamba, un herbicida usado conjuntamente con la soja Xtend.

La compañía también anunció ganancias sorpresivas para el cuarto trimestre fiscal.

Se espera que la demanda de soja en Estados Unidos aumente un 44% este año, según el Departamento de Agricultura.

Ese es uno de los pocos puntos positivos en medio de una caída sostenida y generalizada de la economía agrícola. Los agricultores estadounidenses están faltos de liquidez y el gobierno pronostica que sus ingresos alcanzarán los $63,400 millones este año, un 49% menos que en 2013.

Su relación deuda/ingresos ha llegado a su nivel más alto desde 1984. “Sería algo muy importante”, si Monsanto logra ejecutar su plan para expandir su huella en la soja, dijo por teléfono Matt Arnold, analista de Edward Jones & Co. en St. Louis.

“El producto tiene precios elevados” y tendría un impacto en los resultados “si se utiliza en muchas hectáreas”.

Monsanto está tratando de conseguir la aprobación regulatoria para su adquisición por $66 mil millones por parte de Bayer AG. El acuerdo probablemente se retrasará hasta principios de 2018, dijo Bayer en septiembre.

Monsanto ha hecho lo suficiente para dar a los inversores la confianza de que, incluso si el acuerdo no se concreta, está en condiciones de resistir un bajón persistente, dijo Chris Shaw, analista de Monness Crespi Hardt & Co. en Nueva York. Monsanto también reportó ganancias para su cuarto trimestre fiscal. Habitualmente se trata de su trimestre más débil, ya que la mayoría de las ventas en EU se han cerrado, mientras que los agricultores brasileños todavía no empiezan sus labores.

Edición Impresa