CONSTRUCCIóN

Negociación bajo la tensión latente de una huelga obrera

Negociación bajo la tensión latente de una huelga obrera
Negociación bajo la tensión latente de una huelga obrera

El paro convocado por los trabajadores del Sindicato Único Nacional de los Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), en demanda de mejores salarios, generó que al menos 294 obras de los sectores público y privado se paralizaran desde ayer de manera indefinida.

En la mañana de ayer, Saúl Méndez, secretario general del Suntracs, presentó un reporte de la situación. El 95% de los trabajadores de la construcción se había sumado al paro convocado luego de no llegar a un acuerdo con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) respecto a la convención colectiva cuya vigencia será entre 2018 y 2021.

Bajo la presión de una industria que pierde dinero por cada día que está frenada, Suntracs y Capac mantuvieron su negociación.

Al cierre de esta edición no hubo acuerdo. Aunque ambas partes presentaron contrapropuestas, los gremios siguieron distantes en sus posiciones. Esto trajo a la memoria colectiva la última huelga del Suntracs, que tuvo una duración de 15 días.

Alfonso Rosas, secretario general del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), explicó los efectos jurídicos de la huelga: “Se suspenden los efectos de los contratos por parte de los trabajadores; se suspende la obligación de prestar servicios en favor de la empresa y por parte de la com pañía, la obligación de abonar salarios”.

Más temprano, la Capac pidió un conteo de los trabajadores en huelga. Este procedimiento legal se surtió con la verificación de empleados que apoyaron la medida y quienes estaban en desacuerdo.

Las consecuencias económicas no pueden cuantificarse de forma prematura, aunque el atraso de las obras arrastra pérdidas millonarias cuando se extiende una huelga. Entre las grandes obras paralizadas se encuentran la ampliación del aeropuerto de Tocumen y la línea 2 del Metro.

Mediante un comunicado, el director general de la Capac, Eduardo Rodríguez, autorizó a los negociadores a presentar nuevas ofertas de ajuste de salarios, pero manteniendo una propuesta “conservadora”.

El Suntracs aseguró que estaba dispuesto a negociar el techo del 60% planteado para el ajuste del salario de los trabajadores en los próximos cuatro años.

Las conversaciones siguen abiertas con la tensión del caso.

Edición Impresa