CAMBIO CLIMáTICO

El Niño amenaza con regresar a Panamá

El Niño amenaza con regresar a Panamá
El Niño amenaza con regresar a Panamá

Existe un 80% de probabilidades de que se desarrolle el fenómeno atmosférico de El Niño en Panamá entre diciembre de 2018 y febrero de 2019, de acuerdo con los pronósticos meteorológicos.

Con la presencia de El Niño se adelantaría la llegada de la temporada seca a principios de diciembre.

Por lo regular, la transición de la temporada lluviosa a la seca se registra a mediados de diciembre y este año podría ocurrir antes, manifestó Alcely Lau, gerente de Investigación y aplicaciones climáticas de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa).

En los últimos cinco meses la tendencia ha sido un calentamiento de las aguas del océano Pacífico, lo que refuerza la posibilidad de la presencia de un evento de El Niño entre diciembre y febrero, pronostica Lau.

Bajo la presencia de El Niño se registra una disminución de las lluvias en la vertiente del Pacífico, con mayor intensidad en el arco seco, que comprende el sur de Veraguas, Coclé, Herrera y Los Santos.

El sector agropecuario debe prepararse como todos los años ante la escasez de precipitaciones, advierte la especialista.

El último fenómeno de El Niño que se registró en Panamá fue a finales de 2015 y el primer semestre de 2016.

Por su intensidad está catalogado como el tercero más fuerte de la historia, en que se reportó la muerte de más de 600 reses en Azuero y dejó pérdidas al sector agropecuario de 102 millones de dólares.

Ante este panorama, los expertos que participan del Foro Nacional de Aplicaciones Climáticas recomiendan que se realicen monitoreos oportunos en el sector agrícola panameño, además de los controles fitosanitarios y registros en la época de siembra. También deben recurrir a una producción agrícola bajo ambiente controlado, informó Miroslava Morán, coordinadora de Planes y Proyectos del Consejo Nacional del Agua (Conagua).

En el sector ganadero, en especial para la región del arco seco, recomiendan la vacunación preventiva de los animales, conservación y captura de agua; preparación y conservación de alimentos en silos, y el desarrollo de un plan nutricional con vitaminas por sequía prolongada.

Entre las metas del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050, está la gestión preventiva de riesgos y con estos pronósticos lo que se pretende es que el país sea más resiliente a los cambios climáticos, aseguró Morán.

El clima tiene impacto en muchos sectores y con el Foro Nacional de Aplicaciones Climáticas lo que se busca es reunir en Panamá a los actores y tomadores de decisiones para trazar la hoja de ruta en temas relacionados a seguridad alimentaria y nutricional; salud y agua potable; ambiente y riesgos de desastres ; y energía.

Edición Impresa