SERVICIOS MARÍTIMOS

Paralización de astillero restaría competitividad

Paralización de astillero restaría competitividad
Paralización de astillero restaría competitividad

La Cámara Marítima de Panamá (CMP), gremio que agrupa a más de 200 empresas del sector, advirtió que la competitividad del país se pone en riesgo tras el daño ocurrido en el dique seco uno del astillero de Balboa, con lo que se limita la capacidad de atender las reparaciones de los buques, especialmente los panamax.

Un daño en la compuerta del dique número uno del astillero, donde se puede acomodar un panamax para hacerle reparaciones, lo ha dejado inactivo y pone en riesgo la operación de la empresa Mec Shipyards, que tiene la concesión por 20 años.

La empresa asegura que ha hecho las inversiones por encima de lo que exige el contrato de concesión, por lo que, a su juicio, no está dentro de su responsabilidad.

Patricia Velásquez, presidenta de la CMP, señaló que al gremio le inquieta el impacto que puede tener esta situación en cuanto a la oferta del servicio de reparación de embarcaciones en la región del Pacífico, sin contar el efecto que se genera alrededor de las operaciones del astillero.

Para la CMP, poner a funcionar este importante operador en el sector del Pacífico es clave para atender toda la demanda del sector marítimo que se genera en la zona.

Fuentes del sector aseguran que ante la paralización de un dique del astillero de Balboa, muchos armadores se irán a Chile o a la costa oeste de Estados Unidos para hacer las reparaciones. En el Caribe también hay astilleros, como en Curazao, Trinidad y Bahamas.

Como se trata de un bien estatal, se le consultó a la AMP si la institución tiene responsabilidad para reparar el daño en la compuerta del dique, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta .

Este daño genera un hueco financiero en el negocio del concesionario Mec Shipyards, ya que el 70% de los ingresos provenía de los trabajos que se efectuaban en el dique seco uno.

La compuerta del dique uno sufrió, por caso fortuito, un desprendimiento de sus sellos, que según Mec Shipyards está fuera del control del consorcio.

Durante los primeros cinco años de la concesión, el consorcio asegura haber invertido más de $2.4 millones en la reparación y mantenimiento del sistema de compuertas del astillero, suma que supera el plan de inversión exigido en el contrato.

Edición Impresa