ALEMANIA

Peligran empleos tras cese de acuerdo

Jaguar Land Rover puso fin a un acuerdo de 2008 con Ford Motor Co. para suministrar motores de gasolina desde una instalación en Gales, agravando los problemas que la planta del Reino Unido ya enfrenta debido a la incertidumbre causada por el brexit.

Cerca de la mitad del personal de la fábrica Bridgend de Ford, o aproximadamente 750 personas, dependen del acuerdo para fabricar motores V6 y V8 para Jaguar Land Rover, según un portavoz de Ford. Las entregas se detendrán a finales de 2020.

La unidad de Tata Motors Ltd. planea reemplazar los suministros de Ford con motores de su propia planta en Wolverhampton, Inglaterra, como parte de una inversión de $605 millones.

“El sombrío futuro de Ford Bridgend se ha vuelto a poner hoy en evidencia”, dijo el sindicato británico Unite en un correo electrónico. “Hemos estado en conversaciones iniciales con Ford con respecto a futuros flujos de trabajo, pero el anuncio de hoy debe asegurar que este diálogo se refuerce, intensifique y amplíe”.

Ford había comenzado negociaciones laborales en Bridgend en marzo para aumentar la eficiencia para ayudar a extender el contrato de Land Rover Jaguar.

Edición Impresa