ARANCELES

Pequeños productores de EU sufren por guerra comercial

Los pequeños productores estadounidenses de bourbon están descubriendo que los bebedores europeos adoran sus productos. Son sus aranceles los que no se tragan con tanta facilidad.

Tras la implementación en junio por parte de la Unión Europea de un arancel del 25% a la popular variedad de whisky de Estados Unidos, el impacto ha sido claro. Un productor estadounidense dijo que, como resultado, sus exportaciones se habían “reducido a cero”. El año pasado, estas representaron el 15% de sus ingresos.

“Todos los compradores del Reino Unido desaparecieron”, dijo Paul Hletko, propietario de Few Spirits, con sede en Evanston, Illinois. “Es posible que quieran comprarlo, pero si no pueden venderlo al precio correcto, no nos hace ningún favor”.

Los pequeños destiladores aluden a la sequía como prueba de que sus temores de una guerra comercial mundial se están haciendo realidad. Europa había estado floreciendo como una fuente de nuevos ingresos, pero este mercado se cerró, de hecho, para los productores que carecen de la influencia o el reconocimiento de marca de titanes como Brown-Forman Corp. y Diageo PLC.

Los aranceles son una represalia de la UE a los gravámenes del presidente Trump sobre el acero y el aluminio extranjeros.

Edición Impresa