SANIDAD AGROPECUARIA

Picudo arrecia contra el cultivo de pifá

Picudo arrecia contra el cultivo de pifá
Picudo arrecia contra el cultivo de pifá

En los dos últimos años, la producción de pixbae o pifá, como también se le llama a este fruto rico en proteínas, ha disminuido en 80% sus rendimientos en la provincia de Bocas del Toro, debido al ataque del picudo.

Este insecto, científicamente conocido como Palmelampius heinrichi, ataca la flor del racimo del pifá y la hembra se hospeda en el fruto para colocar sus huevos. Una vez transformado en gusano, el fruto se pudre y se cae.

La infestación del insecto en los cultivos del país es alarmante, y tan solo en la provincia de Bocas del Toro la producción ha caído 80%. Familias que tienen sus palmas de pixbae en traspatio han resentido la falta de ingresos por la afectación del insecto, manifestó Ariel Espino, oficial de Sanidad Vegetal del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), en Panamá.

Para tratar de controlar los brotes en el país, el Oirsa, en conjunto con técnicos del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), están aplicando algunas técnicas como el embolsado, muy utilizada por los productores costarricenses.

Esta técnica consiste en cubrir el racimo del pixbae para protegerlo de la picada del picudo. Además, con las bolsas se evita el uso de agroquímicos, explica Espino.

El Oirsa ha provisto de 12,000 de estas bolsas a productores, que manejadas adecuadamente pueden ser reutilizables hasta 3 y 4 veces, lo que permitirá la protección de hasta 36,000 frutos de pifá.

También se desarrolló un taller para intercambiar experiencias y compartir herramientas para el control del insecto entre funcionarios del MIDA y especialistas del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) de Costa Rica.

En Panamá, el pifá que proviene de la palma Bactris gasipaes y que puede alcanzar una altura de 20 metros, se cultiva en Bocas del Toro, la comarca Ngäbe-Buglé y al norte de las provincias de Veraguas, Coclé y Darién.

Según el color y la textura de la cáscara, el pifá se clasifica en ecotipos. Los hay de color amarillo, verde o rojo; con rayas o sin ellas.

El pixbae rayado es un poco más costoso porque la pulpa del fruto es más sedosa.

Edición Impresa