AGRICULTURA

Piden a productores vender sus cosechas

Ante una venta masiva del peso argentino, el presidente Mauricio Macri esperaba que la mayor fuente de dólares de Argentina les devolviese un favor. En lugar de eso, recibió una bofetada.

Macri apostó con fuerza a los agricultores cuando llegó al poder en diciembre de 2015, recortando impuestos a la exportación, devaluando la moneda y subsidiando préstamos para contrarrestar las políticas hostiles del gobierno anterior.

Pero ahora, cuando necesita sus dólares de exportación desesperadamente, no se está vendiendo suficiente soja. Los agricultores han vendido 17 millones de toneladas métricas de la cosecha actual, según datos del Ministerio de Agricultura, que estima la cosecha en 37.6 millones. Las ventas recientes han sido lentas. En el último mes, hasta el 2 de mayo, los productores vendieron solo 2.6 millones de toneladas de semillas, frente a los 4.7 millones en el mismo período del año pasado.

Tampoco hay señales de que estén preparados para dejar ir millones de toneladas de semillas almacenadas de la cosecha anterior. Los agricultores argentinos generalmente tienen más confianza en el producto físico que en la economía o moneda impredecibles de su país. La invención del silobolsa -algo que fue ridiculizado por los partidarios de la predecesora de Macri, Cristina Fernández de Kirchner- también ha dado a los agricultores la capacidad de almacenar semillas y esperar un tipo de cambio y precios de cultivos más favorables.

Un miembro de la coalición de Macri, la diputada Elisa Carrió, se expresó con contundencia en un tuit dirigido a los agricultores: “Nosotros acompañamos al campo en los momentos difíciles, bajamos las retenciones, la sociedad acompañó... ahora les digo a ellos: No retengan la soja, empiecen (sic) a liquidar para que ingresen divisas”.

Edición Impresa