BANCO CENTRAL

Powell ignora ataques de Trump

Powell ignora ataques de Trump
Powell ignora ataques de Trump

Evitando aludir a las críticas del presidente estadounidense Donald Trump, el jefe de la Reserva Federal (FED) Jerome Powell, dijo que la entidad hará “todo lo que sea necesario” para manejar la inflación o reaccionar ante una nueva crisis.

+info

FED, alerta ante guerra comercialSe espera nueva alza de tasas de la FED

Los últimos ataques de Trump a la FED despertaron conjeturas sobre si la política estaría presente en el discurso con que Powell abrió la reunión que cada año congrega a miembros de bancos centrales de todo el mundo y a académicos en Jackson Hole, un idílico balneario de montaña del estado de Wyoming.

Sin embargo, el tono de Powell fue más técnico que político, y eludió las críticas de Trump a la política monetaria de la FED o hacer mención al riesgo económico del proteccionismo comercial.

La semana pasada Trump, rompiendo una tradición de respetar la independencia del banco central, reiteró su descontento con la política monetaria que lentamente aumentó las tasas por dos veces este año y que espera hacerlo dos veces más de aquí a fin de año.

Powell se centró en los debates de política monetaria y en los desafíos que enfrenta la FED y remarcó todos los miembros del organismo están con los ojos puestos solo en los datos económicos.

“Confío en que el FOMC [comité de política monetaria de la FED] haría todo lo que sea necesario si la inflación supera con alzas o bajas las expectativas o si una crisis vuelve a amenazar”, dijo.

98% de los analistas de mercado considera que la FED aumentará las tasas en septiembre próximo.



No obstante, dijo que la economía de Estados Unidos sigue siendo sólida y cualquier persona que busque trabajo lo encuentra mientras que los precios están moviéndose en torno a la meta inflacionaria de 2%.

“No hemos visto señales de una aceleración por encima de 2% y eso no parece mostrar riesgos elevados de recalentamiento económico”, dijo.

En consecuencia, si continúa el fuerte crecimiento de los ingresos y del empleo, probablemente serán apropiados nuevos aumentos graduales de tasas, aseguró.

En tanto la economía estadounidense se recuperaba, la FED empezó a subir las hasta entonces casi nulas tasas de interés en diciembre de 2015. Desde entonces las subió siete veces y para el resto de este año se esperan dos aumentos más, uno en septiembre y otro en diciembre.

Trump sostiene que aumentar las tasas, lo cual encarece el dólar y resta competitividad a los exportadores estadounidenses, puede terminar enlenteciendo el crecimiento y anular el beneficio de las rebajas de impuestos que aplica desde hace nueve meses.

Mercado laboral

210 mil solicitudes de desempleo se presentaron durante el séptimo mes del año, según autoridades estadounidenses.



Una y otra vez, Trump ha dicho que no está contento con el alza de tasas que actualmente se sitúan en una horquilla de entre 1.75% y 2%.

El mandatario fue más lejos y en una entrevista rehusó confirmar el compromiso de respetar la independencia de la FED, lo cual potencialmente puede dañar a los mercados.

Que los políticos, y especialmente la Casa Blanca, critiquen a la FED, no es usual en Estados Unidos, por cuanto esos comentarios puede interpretarse como presiones a la entidad, que podría inducirla a tomar decisiones económicamente inconvenientes.

En su discurso, Powell remarcó la importancia de asegurar que ni las empresas ni los consumidores crean que la inflación tiende a acelerarse, algo que los economistas definen como anclar las expectativas inflacionarias.

Una lección absolutamente importante para los responsables de la política monetaria: anclar las expectativas inflacionarias de largo plazo es una precondición vital para alcanzar otras metas de política monetaria, aseveró.

De manera que aunque surjan factores que tiendan a hacer subir o bajar los precios la gente espere que la inflación vuelva rápidamente a los valores deseados.

La curva de rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense marcó el viernes su nivel más plano desde 2007, después de que Powell ratificó las expectativas de que el banco central continuará subiendo las tasas de interés.

“Alzas continuas de las tasas de interés de la FED son la mejor forma de proteger la recuperación económica de Estados Unidos y mantener el crecimiento del empleo lo más fuerte posible, con una inflación bajo control”, declaró Powell en la reunión anual del banco central en Jackson Hole.

El diferencial entre el rendimiento de la deuda a 2 y 10 años se ha reducido a 19 puntos básicos desde 33 inicios de agosto y 83 en febrero, ya que los inversores descuentan alzas de tasas y compran bonos de corto plazo.

En cambio, los papeles a más largo plazo son sostenidos por una inflación contenida y por la demanda de bancos centrales extranjeros.

Los bonos también han sido respaldados esta semana por compradores que apostaron a activos seguros, mientras los inversores analizaban el impacto de los problemas legales que atraviesan dos exasesores de Trump.

Edición Impresa