ACCIONES DE EMPRESAS CHINAS

Regresa el temor a la bolsa de Pekín

Regresa el temor a la bolsa de Pekín
Las valuaciones están muy por debajo de los niveles de 2015; todos los ojos están puestos en lo que hará ahora Pekín.Bloo

El Gobierno de China se inquieta con respecto a una burbuja bursátil, lanza una advertencia, se desata una corrida y la caída se propaga a lo largo y a lo ancho.

La liquidación de la semana pasada en el segundo mercado de capitales más grande del mundo tiene algunas similitudes misteriosas con los alborotos de 2015, cuando las acciones continentales experimentaron grandes altibajos en cuestión de semanas, sacudiendo las operaciones globales.

En esta oportunidad, la advertencia se centró en una acción -el gigante de los licores Kweichow Moutai Co.-, pero los inversores bursátiles recibieron el mensaje y corrieron hacia las salidas, ayudando a provocar la mayor caída en el índice CSI 300 en 17 meses.

Si bien el apalancamiento en el mercado bursátil, y las valuaciones, todavía están muy por debajo de los niveles de 2015, todos los ojos están puestos en lo que hará ahora Pekín.

“Yo, como inversor, espero que el gobierno se abstenga en gran medida de controlar los precios de las acciones y permita a los inversores ganar o perder dinero según les parezca conveniente”, dijo Marc Franklin, administrador de fondos en Hong Kong en la unidad asiática de Conning Holdings Ltd.

Sería una preocupación que el gobierno tratara de intervenir en el mercado para reducir la volatilidad, pues acaba creando más.

Si bien los operadores señalaron la inquietud en el mercado de bonos y las preocupaciones por la liquidez como motores importantes de la caída del jueves, las críticas de los medios estatales chinos en el sentido de que Moutai -una de las empresas de gran capitalización con mejor desempeño en el continente este año- había subido demasiado este año, aumentaron el nerviosismo de los inversores.

El productor de alcohol, que es el más grande de China, amplió su caída por sexto día este viernes. En 2015, el gobierno advirtió a los inversores sobre el apalancamiento y el ajustado margen de negociación, provocando una caída de 5 millones de millones de dólares que en ese momento trató de frenar mediante una intervención.

Edición Impresa