MERCADO DE MARISCOS

Repuntan precios del pescado

Repuntan precios del pescado
Repuntan precios del pescado

El precio del pescado en el Mercado de Mariscos aumentó más del 75% previo al inicio de la Cuaresma, lo que equivale en términos reales a un repunte de hasta $3 en algunos productos .

El pargo rojo, uno de los preferidos por los panameños por su sabor, se comercializa actualmente a entre $4.50 y $6.0 la libra, mientras que al inicio de temporada estaba entre $3.00 y $3.50. En tanto, la corvina, que se compraba entre $2.75 y $3.00 la libra, se comercializa a entre $4.50 y $5.00 en el mercado.

“Los precios de venta entre un día y otro pueden subir entre 25 y 75 centavos”, asegura Emilio frente a la mesa de cemento en la que se exhibe el filete de atún y la langosta congelada.

“Ayer, la libra del filete de atún estaba en $3.25, hoy se vende en $4.00, e incluso hasta en $5.00”, dijo.

Panamá es uno de los países de Latinoamérica con mayor consumo de pescado y productos del mar. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el panameño promedio consume cerca de 13 kilogramos de pescado y productos del mar al año, siendo la Semana Santa la época de mayor comercialización .

Eduardo, un comerciante con más cinco años de experiencia en venta, explica que el alza de los precios se debe al ciclo de la oferta y demanda. Distingue al pargo rojo y la corvina como los pescados preferidos por los panameños, “pero también nos gustan los langostinos y camarones”, dijo.

Sobre la mesa de cemento de los vendedores del Mercado de Mariscos se exhibe una gran variedad de productos: langosta entre $8 y $12 la libra; cola de langostino $9.0; camarones rojos en $6.50 la libra; el filete de cazón $5.0; pulpo en $3.50; mejillones en $3.50 y la libra de cojinúa a $3.0 entre otros.

“Dame este, la ñapa y rebaja también”, señala Anyeli mientras compra dos libras de pulpo, media de almejas y una libra de camarones rojos. Asegura que aunque los precios están más altos que hace dos semanas, aún se mantienen por debajo de los registrados en las cadenas de supermercados.

Edición Impresa