MALOS MANEJOS

Sistema eléctrico italiano hace corto

Sistema eléctrico italiano hace corto
La autoridad energética de Italia indicó en marzo que estaba investigando a 100 empresas por ‘comportamiento ir

La industria eléctrica de Italia está sufriendo la mayor sacudida desde que se abrió a la competencia hace casi dos décadas, luego de que un aumento en los precios y una ofensiva reguladora desenmascararan riesgosas prácticas y generaran pérdidas.

Dos de los proveedores de electricidad del país están en proceso de liquidación, obligando a miles de clientes, desde filiales italianas de Coca-Cola Co. y Vodafone Group Plc hasta la empresa naviera Fincantieri SpA, a encontrar nuevos proveedores, a menudo con tarifas más altas.

Es poco probable que los trastornos terminen allí. En los próximos meses veremos tres cosas: quiebras, fusiones y despidos de CEO, dijo Gianfranco Sorasio, el máximo ejecutivo del proveedor de electricidad eVISO Srl.

El alboroto está aumentando los costos para algunos fabricantes y municipios justo cuando la economía de Italia sale de una depresión de una década, y los efectos se extienden desde las regiones industriales en el norte hasta las empresas romanas respaldadas por el Estado.

Fincantieri, constructor de buques mercantes y militares con sede en Trieste, tuvo que pelear para firmar nuevos contratos eléctricos a precios más altos después de que Innowatio SpA suspendiera el servicio en octubre con poco tiempo de aviso, dijo una persona cercana a la situación que pidió no ser identificada.

Los bancos más grandes del país, UniCredit SpA e Intesa Sanpaolo SpA, podrían enfrentar pérdidas combinadas de 24 millones de dólares por el incumplimiento de Innowatio, dijeron personas con conocimiento de la situación que no entraron en detalle.

No está claro si los bancos reservaron fondos para provisiones ante potenciales pérdidas, que son pequeñas en relación con sus hojas de balance de 900 mil millones de dólares. La causa de la crisis fue una dinámica de mercado que alentaba a los proveedores de energía en zonas de Italia a retener electricidad para generar escasez, solo para obtener beneficios cuando el operador de la red respaldado por el Estado, Terna SpA, pagara precios inflados para evitar apagones.

Edición Impresa