SEDE DE OPERACIONES

Unilever se aleja del mercado inglés

La multinacional angloholandesa de productos de consumo y alimentación Unilever anunció el traslado de su sede central desde Londres hasta Róterdam, una decisión muy simbólica antes del brexit y un revés para el Gobierno británico.

La compañía, que fabrica desde alimentos hasta cosméticos, con marcas tan conocidas como Dove o Ben & Jerry’s, tenía desde hace casi un siglo presencia jurídica a la vez en el Reino Unido y Holanda.

Pero el grupo anunció su intención de centralizar su sede en Róterdam, donde pagará sus impuestos, una decisión sin grandes consecuencias en puestos de trabajo, pero muy simbólica.

Unilever no cita explícitamente la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, prevista en principio para marzo de 2019, y asegura que se trata de reforzar y simplificar su estructura.

Edición Impresa