ENERGíA

Venezuela eleva importación de combustible

Venezuela eleva importación de combustible
Venezuela eleva importación de combustible

Venezuela importa combustible a un ritmo no visto desde que Estados Unidos (EU) impuso sanciones al país y cortó su principal suministro de gasolina extranjera.

Las importaciones de combustible, que son clave para que Nicolás Maduro mantenga el poder en Venezuela, se duplicaron en julio respecto al mes anterior, según informes de despachos y datos de seguimiento de barcos recabados por Bloomberg.

Mantener ese suministro de gasolina fuertemente subsidiada es fundamental para apaciguar el descontento en la nación, que ya sufre de inflación, escasez de alimentos y una crisis humanitaria generalizada.

Las internaciones de gasolina son especialmente importantes puesto que se espera que la estatal Petróleos de Venezuela, o Pdvsa, opere a solo el 15% de su capacidad hasta 2020, según Nicolas Daher, analista con sede en Londres de Facts Global Energy. “Por lo tanto, las importaciones de combustible son y seguirán siendo vitales para satisfacer la demanda interna y evitar cualquier aumento del descontento social”.

La última vez que un líder venezolano intentó eliminar gradualmente los subsidios al combustible, una ola de disturbios estalló en todo el país, dejando al menos 3,000 muertos.

Pese a las crecientes sanciones estadounidenses, el régimen venezolano hasta ahora ha mantenido a raya los precios de la gasolina. Los venezolanos pueden llenar un tanque con menos de $1.

En julio, las importaciones se dispararon a 196,000 barriles diarios, con Grecia como principal proveedor. Alrededor del 33% de ese volumen se cargó en Agioi Theodoroi, puerto en el que operan refinerías de propiedad de Motor Oil (Hellas) Corinth Refineries, el mayor exportador griego de productos petroleros.

Venezuela solía importar toda su gasolina desde refinerías de Estados Unidos, pero ese flujo se detuvo después de que se anunciaran las sanciones. Desde entonces, Pdvsa importa principalmente desde Grecia y Rusia, pero también de Turquía, Nigeria y Emiratos Árabes Unidos.

La mayor parte de la gasolina se suministra tras acordar trueques, donde compañías como Rosneft envían gasolina y diésel a cambio de crudo.

Edición Impresa