FORO EMPRESARIAL

Sin alianza no se llega a China

Sin alianza no se llega a China
La vicepresidenta Isabel de Saint Malo de Alvarado recibió en septiembre al canciller chino, Wang Yi.

Existen dos aspectos elementales que Panamá debe aprender de la experiencia costarricense para aprovechar su nueva relación con China: forjar una sólida alianza público-privada y elaborar una marca país completa e integral.

En materia comercial, es clave comprender que existe una alta burocracia en el Gobierno chino y que los tiempos para lograrlo son extensos: el país asiático debe certificar cada planta del exportador, y para ello hay una amplia lista de espera.

Así lo planteó ayer Marco Vinicio, exembajador de Costa Rica en China y actual presidente de la Unión Costarricense de Cámaras, durante un foro organizado por el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) sobre la experiencia de Costa Rica en sus relaciones con China, que ya tiene 10 años, 6 de ellos con un tratado de libre comercio.

En el evento, la vicepresidenta Isabel de Saint Malo de Alvarado subrayó que “el sector comercial empresarial tiene que ser parte de esto”.

Para Severo Sousa, presidente de Conep, “siendo China un mercado tan grande y completo, debemos enfocarnos en tres o cuatro cosas, muy objetivas y focalizadas. Una de ellas, el sector logístico”.

“Queda claro que (trabajar en la relación bilateral) no es un tema de velocidad. Apenas está comenzando”, analizó Sousa, y agregó: “La parte gubernamental para China es muy importante. Posiblemente, a este gobierno le tome el tiempo que le resta para lograrlo, y es posible que durante el próximo gobierno es cuando empezaríamos a ver beneficios reales”.

El punto 4 de los 12 estratégicos de la agenda bilateral es fomentar a Panamá como un destino turístico para los chinos. En este sentido, ya se modificó el tipo de visa para los ciudadanos chinos, de visa restringida a visa estampada. Según Sousa, este sector “es una de las cosas tangibles en que más rápido podríamos ver algún efecto”.

Edición Impresa