CRISIS

Aporte del sector aéreo al PIB caerá en $1,130 millones

Aporte del sector aéreo al PIB caerá en $1,130 millones
Solo en el primer semestre del año las pérdidas del sector aéreo panameño se calcularon en 820 millones de dólares. Roberto Cisneros

Las pérdidas del sector aéreo panameño continúan apilándose con el pasar de los meses y la crisis se hace más profunda cada vez que la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC) prolonga la suspensión sobre la aviación comercial como viene ocurriendo desde marzo pasado, y que ahora se extendió por quinta ocasión hasta el 22 de agosto.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) elevó el pronóstico sobre las pérdidas que registrará la industria aérea panameña, al aumentar de 81% a 85% la caída en los ingresos durante 2020 debido a la pandemia respiratoria del coronavirus (Covid-19).

Con esta nueva proyección, la IATA estima que el aporte que anualmente hace este sector al producto interno bruto (PIB) se reducirá en mil 130 millones de dólares, lo que significa una baja del 50% en comparación con los números registrados en años anteriores.

Bajo este escenario, la IATA advierte que 16 mil 917 puestos de empleos directos que genera el transporte aéreo podrían perderse este año.

El impacto sobre la economía se hace más profundo si a las proyecciones negativas del sector aéreo se añaden las pérdidas que registrará el turismo, negocio que depende en gran mayoría de la aviación.


Baja demanda

Se espera que el número de pasajeros aumente un 62% en 2021 con respecto a la base deprimida en 2020, pero seguirá estando casi un 30% por debajo de niveles de 2019.

El 14% del PIB de Panamá es sustentado por el sector del transporte aéreo y por los turistas extranjeros que llegan al país por vía aérea”, indica un informe del Oxford Economics.

Es así que la IATA ve con preocupación que el aporte combinado de la aviación comercial y el turismo podría disminuir en 5 mil 360 millones de dólares, lo que representaría el 63% de la inyección anual que recibe la economía de ambas industrias.

Esta semana la aerolínea Copa Airlines, que tiene su centro de operaciones en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, anunció que de retomar operaciones desde el 5 de septiembre, lo hará con el 3% de su flota de 102 aeronaves, es decir entre 3 y 4 aeronaves.

Hasta finales de junio, la empresa que antes de la Covid-19 realizaba 350 operaciones diarias entre despegues y aterrizajes en Tocumen, había proyectado que volvería a los cielos con el 10% de su flota.

De los 89 destinos a los que volaba de forma directa desde la ciudad de Panamá, la empresa aérea maneja una lista de 25 destinos a donde operaría en su primera fase de reactivación.

Voceros de la compañía señalaron que de levantarse la suspensión sobre la aviación comercial en Panamá a mediados de agosto, la empresa volaría los días viernes y domingo durante las dos últimas semanas de septiembre y no sería hasta octubre que retomaría los vuelos diarios a ciertos destinos, pero con una frecuencia reducida.

Futuro incierto

Los datos de junio pintaron un panorama más desolador para la industria aérea mundial y regional. La IATA indicó que el movimiento de pasajeros a nivel mundial se desplomó 96% en el sexto mes del año, mientras que en la región, las aerolíneas reportaron una caída del 91%.

Aunque estos resultados reflejan una leve mejoría en comparación con los datos de mayo, la IATA señala que la información refuerza la tesis de que la recuperación del sector a niveles previos a la pandemia del coronavirus (Covid-19) tardará 4 años.

El análisis apunta a que los pasajeros optarán por viajes cortos en una primera etapa, mientras que los segmentos corporativos se retrasarán aún más debido a la crisis financiera que registran las empresas.

“Dados los factores anteriores, el pronóstico de referencia revisado de IATA prevé una caída de los embarques globales en un 55% en 2020, en comparación con 2019, frente a la caída del 46% en el pronóstico de abril”.

Edición Impresa