OPERACIONES MARÍTIMAS

Canal ajusta calado a 44.5 pies

Canal ajusta calado a 44.5 pies
Por el Canal de Panamá transitan diariamente más de 30 buques entre panamax y neopanamax con distintos tipos de carga. Archivo

En estos momentos las esclusas neopanamax operan con un ajuste de calado de 45 pies, pero a partir del 17 de abril se reducirá a 44.5 pies, según el aviso enviado por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) a las navieras.

La administración ordenó el ajuste de calado por el bajo nivel del lago Gatún. Aunque ayer ya comenzaron a caer los primeros chubascos en algunas áreas de la cuenca del Canal, la ACP aclaró que estas primeras lluvias son parte del periodo de transición que toma entre 15 días a un mes. “El suelo tiene un efecto retardador porque primero debe filtrar el agua hasta que luego llegue a los ríos de la cuenca que aportan agua al Gatún”, explicó Erick Córdoba, gerente de Recursos Hídricos de la ACP.

No obstante, el lago Alajuela, donde está la toma de agua de la planta potabilizadora de Chilibre, la más grande del país, se ha mantenido con su nivel superior al que debía tener para la época.

Se prevé que las lluvias continúen cayendo esporádicamente en los próximos días. “Son lluvias esporádicas, no tan constantes como cuando se establece la estación lluviosa y que podría ser hasta mediados de mayo” añadió Córdoba.

Según los estimados de la ACP, lo que resta de abril y hasta el 9 de mayo, el lago Gatún marcará sus niveles más bajos de los últimos cinco años.

Ayer el Gatún registraba 80.7 pies y sino hay cambios en los pronósticos, el nivel irá bajando hasta los 79.6 pies el 9 de mayo, el nivel más crítico que reportaría el reservorio para este año.

Comparado con el nivel histórico de los últimos cinco años, que debía ser de 82 pies, el reservorio tiene una diferencia negativa de 1.3 pies.

Canal ajusta calado a 44.5 pies

La información sobre el nivel actualizado del Gatún aparece en línea en la página web de la ACP para que los clientes y usuarios puedan revisarlo previo a su tránsito por la vía acuática.

Con base a esos niveles, un neopanamax que transitó ayer 12 de abril, debió pagar una tasa fija de $10 mil por uso de agua dulce, más un 6.8% sobre el costo del peaje como cargo variable. Esta sobretasa, que se comenzó a cobrar desde el 15 de febrero, llega hasta un 10% y va aumentando en la medida que el lago tiene menos agua, o disminuyendo hasta 1% si sube su nivel.

Según los pronósticos, se estima que el nivel del Gatún comience a subir a partir del 10 de abril.

Impacto de Covid-19

El Canal se ha mantenido operando ininterrumpidamente pese a que su fuerza laboral se redujo a un tercio (de 10 mil a unos 3 mil 500 empleados) tras la pandemia del Covid-19 que contagió a 23 trabajadores del Canal que han salido positivos de la enfermedad y ha obligado a la administración a enviar a otro grupo a cuarentena.

Los empleados que están asistiendo a laborar son en su mayoría de actividades de campo que diariamente atienden los servicios de tránsito de las embarcaciones. Varios departamentos administrativos del Canal desarrollan labores de teletrabajo desde sus casas.

Retos del petróleo

Además de la falta de agua, el Canal de Panamá enfrenta los efectos del bajo costo del petróleo por la guerra de precios entre productores, situación que se convierte en una alternativa para que las embarcaciones busquen otras rutas más largas.

Aunque la baja del petróleo incentiva que los buques den la vuelta por Sudamérica para evitar el pago de peajes, la ACP defiende la ruta verde por ser más corta y menos contaminante.

Ello, a pesar de que en enero pasado comenzó a regir la disposición de la Organización Marítima Internacional que ordenó el uso de combustibles más limpios en los barcos, con hasta 1.5% de azufre, en lugar de 3.5%.

El Canal de Panamá permite que en menos de 24 horas una embarcación atraviese el istmo de un océano al otro, mientras que dando la vuelta por el Cabo de Hornos le toma aproximadamente 15 días.

No obstante, aquellas embarcaciones que transportan mercancías que no son urgentes toman ese riesgo de la ruta larga. Igual situación vive el Canal de Suez con las embarcaciones que prefieren dar la vuelta por el Cabo de Buena Esperanza y que ha llevado a la administración del canal egipcio ha rebajar algunas tarifas hasta en 75% para no perder a los clientes.

Edición Impresa