SEGURIDAD AGROPECUARIA

A la caza de plagas y virus en aeropuertos

A la caza de plagas y virus en aeropuertos
A la caza de plagas y virus en aeropuertos

Son capaces de detectar desde una manzana hasta una semilla de arroz. Las unidades caninas se han convertido en la nueva herramienta para evitar la propagación de virus y plagas. Panamá ha sido el primer país en la región en contar con perros detectores de alimentos y productos orgánicos.

Apostados desde enero de este año en los principales puertos de entrada, como el Aeropuerto Internacional de Tocumen y la terminal Scarlett Martínez de Río Hato, los cuatro miembros de la unidad canina están adiestrados para detectar cítricos, carne de res, cerdo, mango y productos lácteos. Tienen capacidad para identificar hasta 100 olores.

Jorge Marín Espino, director ejecutivo de Cuarentena Agropecuaria, señaló que los cuatro canes fueron concedidos por México, un país que también capacitó a cinco instructores panameños.

Una vez detectan un olor, los perros se sientan sobre la maleta o el paquete, el cual es marcado para que sea revisado por un personal de cuarentena.

“Estos animales tienen una efectividad de 90%, lo que nos permite minimizar el riesgo de entrada de alimentos contaminados con plagas y virus que puedan poner en peligro la producción agropecuaria del país”, comentó Marín.

Durante la inspección de las maletas de los 180 turistas canadienses que llegaron esta semana en el vuelo de la aerolínea Sunwing al aeropuerto Scarlett Martínez, los canes marcaron tres maletas. Dos contenían alimentos, pero no fueron decomisados por las autoridades de cuarentena al no advertir ningún riesgo.

El plan de las autoridades es incrementar hasta 24 el número de perros, y para ello harán una búsqueda en los albergues del país en donde esperan encontrar a los animales que tengan las características para integrar la unidad agropecuaria.

“En México trabajan con perros ‘criollos’, y nosotros vamos a seguir esa misma línea”, añadió.

El ingeniero Miguel Cedeño, uno de los instructores capacitados en México, comentó que el animal debe ser dócil y agradable a la vista, ya que estará en contacto con los turistas.

A la caza de plagas y virus en aeropuertos
A la caza de plagas y virus en aeropuertos

Planta de tratamiento

Tal como lo establecen las normas internacionales, los productos que no cuenten con un registro sanitario deben ser incinerados, así como la basura que dejan los vuelos internacionales.

Con el incremento en el número de pasajeros en la terminal de Río Hato en los últimos años, el sistema de incineración no tiene la capacidad para procesar todos los desechos.

El director de Cuarentena Agropecuaria comentó que se hizo la gestión con el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) para conseguir los fondos y comprar una nueva planta de tratamiento.

El equipo de unos 70 mil dólares, que será operado por funcionarios panameños, ya está en los hangares de Río Hato.

Tocumen, S.A., que gestiona la operación de la terminal aérea, debe suministrar el Estudio de Impacto Ambiental para instalar el equipo.

Hace cuatro años se destruían en Río Hato 30 kilos mensuales de desechos. Ahora se manejan 300 kilos.

A finales de mes inicia la temporada alta de los vuelos que llegan a Río Hato desde Canadá: se trata de 8 por semana, cada uno con 180 pasajeros que permanecen 7 días en el país, tradicionalmente en los hoteles de playa ubicados en la rivera del Pacífico.

Edición Impresa