LA PANDEMIA DOBLEGÓ AL TURISMO

Covid-19 arrasa con los planes de aerolíneas y viajeros

Covid-19 arrasa con los planes de aerolíneas y viajeros
Según estimaciones de la IATA, el nuevo coronavirus provocará pérdidas de hasta 700 millones de dólares hasta el mes de mayo, en el transporte aéreo panameño. Para este año, Copa Airlines calcula que sus ingresos caerán en 2 mil millones de dól

Antes de que estallara la pandemia del coronavirus (Covid-19) en América Latina, el movimiento de personas a través del sistema aéreo panameño daba muestras de agotamiento.

Un reporte del Ministerio de Economía y Finanzas da cuenta de que hasta el mes de febrero, el número de embarques o salidas por el Aeropuerto Internacional de Tocumen había disminuido 30%, con un total de 945 mil 956 personas.

El panorama no era halagador en ese momento, pero había indicios de que mejoraría para finales del primer trimestre. Sin embargo, el Covid-19 dañó los planes.

Los cálculos preliminares sobre el impacto que tendrá la pandemia en el transporte aéreo y, por ende, en la economía nacional, pintan un escenario crítico, dramático y desolador.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) calculó que hasta el mes de mayo el transporte aéreo panameño dejará de recibir ingresos por 700 millones de dólares. Y si se prolongan las medidas sanitarias después de junio, la cifra crecerá considerablemente.

Aunque los gobiernos de la región, incluyendo Panamá, levanten la prohibición sobre la aviación comercial en las próximas semanas, el efecto de la pandemia respiratoria se extenderá por los próximos meses, incluso años.

Según la IATA, el porcentaje de reservas de viajes hacia Panamá, incluyendo los que hacen conexiones en Tocumen, registran una disminución superior al 50%, hasta el mes de diciembre. Incluso, la caída más profunda se registra para el mes de julio con una reducción de 71%. (Ver gráfica).

Freddy Rodríguez, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas en Panamá (Alap), comentó que la recuperación será lenta y costosa para las compañías aéreas panameñas, así como para las empresas que brindan servicios e insumos a este sector, que aporta, junto con el turismo, el 14% del producto interno bruto del país (PIB), es decir, unos 8 mil 500 millones de dólares.

Indicó que las cancelaciones irán aumentando con el pasar de los meses y una vez se reactive la aviación comercial. El segmento que liderará el movimiento de viajeros será el corporativo, pero advierte que su desempeño tendrá un nivel medio, partiendo de la premisa de que los negocios tampoco se reactivarán de forma abrupta.

Ernesto Orillac, presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, indicó que el país debe salir a buscar eventos y congresos pequeños y medianos para reactivar el tráfico aéreo y el turismo. “Hay muchos eventos que fueron cancelados, pero debemos apostar a los pequeños”, acotó.

El presidente de la Alap acotó que a nivel mundial las aerolíneas retomarán sus operaciones con solo el 30% de su flota en los mejores casos, y advirtió que será inevitable la quiebra de un número importante de compañías de aviación, con aviones en tierra, ningún ingreso, altos costos operativos y créditos millonarios que pagar.

En el caso de Panamá, la aerolínea Copa Airlines ha informado que cuando se levanten las restricciones a la aviación comercial, comenzará a operar con una quinta parte de su flota, compuesta por 102 aviones.

Copa Holdings, grupo aéreo que administra las operaciones de Copa Airlines y Wingo, informó que sus ingresos caerán en 2 mil millones de dólares este año como consecuencia directa del nuevo coronavirus.

Pedro Heilbron, director ejecutivo de Copa Airlines, señaló que a diferencia de Estados Unidos, cuyo Gobierno estableció un plan de 50 mil millones de dólares para apoyar a las aerolíneas estadounidenses, en el caso de Copa dependen de la protección interna de sus operaciones.

Comentó que la solicitud de ayuda que realizó la IATA (de que los gobiernos rescaten a la aerolíneas) no implica que las empresas panameñas soliciten subsidios.

“Solo pedimos que nos permitan obviar pagos de servicios que no estamos utilizando actualmente, como el impuesto por utilizar el espacio aéreo”, dijo Heilbron.

“Desde marzo no tenemos ingresos, pero continuamos con los gastos y la recuperación será lenta, porque las personas tendrán mucho miedo en volar”, añadió.

En ese sentido, el presidente de la Alap manifestó que las aerolíneas están tomando las medidas para garantizar la seguridad de sus pasajeros.

“No creo que veamos en el futuro cercano todos los asientos de los aviones llenos. Es probable que no se venda el asiento del medio para brindar una separación adecuada entre las personas, lo que sin duda afectará la rentabilidad de las empresas aéreas”, explicó.

Reestructuración

La caída del sector aéreo y el turismo pone en peligro unos 240 mil empleos directos e indirectos en el país.

Una vez superada la crisis provocada por el Covid-19, será necesario ampliar la oferta de transporte terrestre y aéreo a lo interno del país.

Orillac advirtió que no se puede postergar la inclusión de los aeropuertos regionales (David, Colón, Río Hato y Panamá Pacífico) en la estrategia turística del país.

“Es importante traer aerolíneas regionales para atraer más viajeros e impulsar la llegada de vuelos chárter”, comentó.

Edición Impresa