Ventana fiscal

Declaración municipal

Parece que fue ayer… cuando advertí a los contribuyentes del Municipio de Panamá (MP) sobre la obligación de presentar una declaración anual de sus ingresos brutos ante la Tesorería Municipal del Distrito capital, según establece el numeral 3 del artículo 6 del Acuerdo 40 (A-40) de 19 de abril de 2011. Esa advertencia se hizo en el artículo de Ventana Fiscal publicado en La Prensa el 13 de enero del 2013 y cuyo tema repetimos por su importancia.

Con el fin de mantener actualizado al catastro municipal, todo contribuyente del MP deberá presentar una declaración jurada anual de sus ingresos brutos, dentro de los 90 días contados a partir del cierre del período fiscal. En caso de que el contribuyente no presente la citada declaración, los impuestos se determinarán de acuerdo a los ingresos brutos de la última declaración presentada. No hay escape.

El parágrafo 1 del artículo 7 del A-40 establece que el sólo hecho de no presentar la declaración dentro del plazo establecido acarrea una multa de 500 dólares y el cierre del establecimiento hasta que se presente la declaración.

En adición, el parágrafo 3 del mismo artículo citado ofrece un descuento sobre el pago de la anualidad en enero, con la condición de que se “deberá haber entregado la declaración de rentas antes del 20 del mes de enero”.

Para los efectos tributarios del MP, se considera contribuyente a la persona que realice actividades lucrativas dentro de sus límites y, en consecuencia, está obligada a inscribirse con la debida comunicación que debe realizar al tesorero municipal del MP al iniciar actividades gravadas dentro del Distrito de Panamá. Se excluyen las personas dedicadas al ejercicio de las profesiones liberales, de los oficios y de las artes por estar expresamente exoneradas.

Aquellos obligados que no cumplan con tal comunicación serán considerados defraudadores del fisco municipal, y quedan sujetos a pagar el impuesto que les corresponda desde el inicio de sus actividades “con el respectivo recargo por morosidad, más el 25% y el valor del impuesto correspondiente al primer período”.

El régimen tributario del MP contempla impuestos y contribuciones mensuales y anuales, con sanciones diferentes. El incumplimiento de los que tienen término de pago mensual, causa recargo de 20% más 1% adicional por cada mes de mora (artículo 27). Los impuestos y contribuciones anuales deben ser cancelados dentro del primer trimestre del año. Pasado el término, al saldo moroso se le recarga 10% (artículo 28).

Al caer en estado de morosidad por tres meses o más, el contribuyente se enfrenta a las gestiones de cobro que deberá efectuar el tesorero municipal, incluyendo el posible cierre del establecimiento moroso. A pesar de que parece letra muerta, el precio del riesgo puede ser muy alto.

Cápsula fiscal

El régimen tributario municipal está cargado de sanciones, de variados aforos y muchas tablas y tablitas que hacen complejo su aplicación. No en vano decimos que el empresario de hoy debe tener algo de contador y otro poco de abogado. O tener buenos asesores.

El autor es consultor fiscal

Edición Impresa