VIRUS INTERRUMPE CICLO ECONÓMICO

Empeora pronóstico para la economía panameña

Empeora pronóstico para la economía panameña
El comercio doméstico resultará severamente golpeado por la Covid-19. La recuperación demorará años. Archivo

La contracción de la economía panameña a consecuencia de la crisis del nuevo coronavirus será más profunda de lo previsto originalmente.

En abril, luego de las primeras semanas de confinamiento y cierre de muchas actividades de la economía, las primeras estimaciones apuntaban a una contracción de la economía del 2%.

No obstante, la crisis sanitaria está durando más de lo previsto, tanto en Panamá como en otros países del continente, y por lo tanto la paralización o reducción de la actividad económica también se está prolongando.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) prevé ahora que la economía de Panamá registrará una contracción del 6.5% este año, es decir, una caída cuatro puntos y medio, más severa de lo previsto en abril.

De igual forma, las proyecciones de analistas locales también se han ido moviendo a la baja a medida que avanzó la crisis. Manuel Ferreira, director del Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura, dijo el pasado mes de junio que la contracción anual de la economía podría llegar a niveles entre el 7% y el 10%.

La Covid-19 dejará a la región sumida en la pobreza

Un peor desempeño económico supone un aumento de los niveles de desocupación que se traducirán en un deterioro de la situación pobreza y la pobreza extrema de los países de la región.

En el caso de Panamá, el organismo de la Organización de Naciones Unidas estima que la pobreza extrema pasará de 6.5% a 8.5% y la pobreza de 14.6% a 17.5%. El fenómeno se repetirá por todo el continente.

La Cepal proyecta que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45.4 millones en 2020, de manera que el total de personas bajo el umbral de la pobreza pasaría de 185.5 millones en 2019 a 230.9 millones en 2020, es decir, un 37.3% de la población latinoamericana.

Por su parte, el exviceministro de Economía, Domingo Latorraca, estimó esta misma semana que la caída podría ser del 4.5%, mientras que el economista Felipe Chapman proyectó recientemente una contracción del 4%, aunque adelantó que podría ser revisada nuevamente a la baja.

La magnitud de la contracción dependerá finalmente de cuánto tiempo se prolongue el confinamiento y la paralización de las actividades, además de la efectividad de las medidas para propiciar la reactivación económica.

Lo que parece inevitable es que el país registre la primera recesión luego de 31 años seguidos de crecimiento.

De igual forma, las proyecciones para todo el continente y para otras regiones del mundo son más desalentadoras.

El conjunto de América Latina y el Caribe decrecerá 9.1%, sufriendo marcadas contracciones economías grandes, como Argentina (10.5%), Brasil (9.2%) y México (9%). Todavía más profundas serán las recesiones de Perú (13%) y Venezuela (26%).

La Cepal señala en su reporte que, por primera vez en décadas, las autoridades de China no han fijado una meta anual de crecimiento, y se prevé que la expansión de la economía sea del 1%, la menor tasa en más de 40 años. Para Estados Unidos, la Reserva Federal proyecta una caída del 6.5%, mientras que el Banco Central Europeo prevé una reducción del 8.7% del PIB en la zona del euro.

La caída en todas las regiones implicará una sustancial pérdida de empleo. Para Panamá, se calcula que la tasa de desocupados escalaría de un 7% a una tasa de entre 15% y 20%, de acuerdo con las estimaciones del gobierno central.

Esto implicaría que unas 400 mil personas podrían enfrentarse a la difícil situación de quedar sin sus ingresos.

Edición Impresa