CALIFICACIÓN DE RIESGO

Fitch también revisa deuda de bancos y bonos de línea 2

Fitch también revisa deuda de bancos y bonos de línea 2
Fitch revisó la perspectiva de la calificación soberana de Panamá por el marcado deterioro en los niveles de déficit y el aumento de la deuda pública. Archivo

La revisión a negativa de la perspectiva de la calificación de riesgo de la República de Panamá ha arrastrado a varios bancos públicos y privados, así como a la estructura de financiamiento de la línea 2 del Metro de Panamá.

Fitch Ratings afirmó las calificaciones y cambió de estable a negativa la perspectiva de la deuda de Banco General (BBB+), Banco Nacional de Panamá (BBB), Banco La Hipotecaria (BBB), Credicorp Bank (BBB-), Global Bank Corporation (BBB-), MMG Bank (BBB- ) y Banco Internacional de Costa Rica (BB-).

Además, la agencia tomó la misma decisión con una emisión de deuda efectuada por el Consorcio Línea 2 para la construcción de la segunda línea del Metro de Panamá.

Esos bonos están respaldados por los certificados de no objeción entregados por Metro de Panamá y refrendados por la Contraloría General de la República, de acuerdo al avance de la obra. Fitch asume que el pago de las notas descansa en una garantía irrevocable e incondicional del Gobierno de Panamá. Al haberse revisado la perspectiva de la deuda de Panamá como soberano, la agencia replica la acción sobre estos títulos emitidos en el mercado.

El pasado 11 de febrero, Fitch también afirmó la calificación y cambió a negativa la perspectiva a empresas estatales como la Autoridad del Canal de Panamá, la Empresa Nacional de Autopistas, la Empresa de Transmisión Eléctrica y el Aeropuerto Internacional de Tocumen, luego de la acción adoptada sobre la calificación soberana el 6 de febrero.

En la nota original, la agencia señaló que revisó la perspectiva del soberano debido a un marcado deterioro en los déficit fiscales y a un incremento significativo en los niveles de deuda. Al cierre de 2019, la deuda totalizó $31,018.5 millones, un aumento de $5,331.6 millones. Si se compara con el tamaño de la economía, la deuda pasó de representar un 39.4% en 2018 a un 46.4% al cierre del año pasado.

A través de la calificación de riesgo, la agencias emiten su opinión sobre la capacidad y la voluntad que tienen los emisores de deuda de cumplir con sus compromisos.

Así, en el caso de un emisor soberano, la salud de las finanzas públicas será fundamental para determinar la capacidad de pago de la deuda.

El deterioro en los indicadores de déficit y deuda se ha conjugado con una marcada desaceleración económica, que habría llevado la tasa de crecimiento de 2019 a un 3%, cifra inferior a la estimada por el Ministerio de Economía y Finanzas.

Además, la eventual falta de recursos para sufragar las pensiones “son también un desafío para para la perspectiva fiscal”.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL