Producción

Industriales piden horarios escalonados para reactivar sectores

Industriales piden horarios escalonados para reactivar sectores
El 60% del valor bruto del sector industrial manufacturero se concentra en alimento y bebidas; y fabricación de cemento. Archivo

El sector industrial panameño solicitó al Gobierno establecer horarios escalonados de entrada y salida a los distintos sectores económicos para evitar la saturación en la red de transporte público y evitar así más contagios del nuevo virus respiratorio Covid-19.

Esta medida, sugieren, debe reemplazar la decisión del Gobierno anunciada el pasado sábado 8 de junio, la cual restringe la movilidad, al imponer nuevamente la circulación por género y número de cédula en las provincias de Panamá y Panamá Oeste.

Rosmer Jurado, empresario industrial y gerente general de Productos Lux S.A. (Proluxsa), manifestó que estas restricciones provocarán nuevamente una obstrucción en la logística de distribución de los productos.

El cuarto mayor empleador

144,786 empleos directos generó la industria manufacturera en la economía panameña, lo que representa el 7.5% del empleo total del país, el cuarto empleador más importante del país.

Algunos supermercados se ven obligados a reducir sus pedidos porque hay menos consumo y los proveedores tampoco pueden entregar la mercancía a tiempo porque las jornadas nocturnas se han reducido, detalló Jurado.

El industrial también aboga porque los comercios permitan a las personas con salvoconductos realizar sus compras fuera de su horario establecido; esto evitaría interrupciones en las distintas cadenas productivas de los consumidores, agobiados por horarios poco flexibles.

Aldo Mangravita, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), manifestó que las pérdidas en el sector industrial panameño son incalculables y que “la indecisión del Gobierno provocará el colapso de la economía local”.

Miembros del sector industrial se reunieron con los ministros de Comercio e Industrias y de Trabajo y Desarrollo Laboral para plantearles la necesidad de reconsiderar la decisión de regular la movilidad.

También solicitaron que no se posponga la reapertura de los demás bloques productivos.

Hacen énfasis en la necesidad de incrementar las pruebas diagnósticas; de lo contrario la cuarentena se prolongará mínimo por siete meses, lo que sería catastrófico para la economía del país.

“En Panamá se realizan mil pruebas por días, cuando lo mínimo deberían ser 4,000. Se debe incrementar la detección de asintomáticos, identificar a los infectados y sus contactos, pero se tiene que salir a trabajar”, dijo Mangravita.

Jean-Pierre Leignadier, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), coincide en que en la medida que se restringe la circulación de las personas, se sigue debilitando la capacidad de comercialización de las empresas.

“Las restricciones por la cuarentena estaban perdiendo su efectividad desde hace tres semanas, por lo que echar para atrás, y volver a colocar medidas que sabemos que estaban perdiendo su efectividad, no nos dará resultados diferentes”, dijo.

La Cciap, como han señalado otros gremios, también apunta a la necesidad de diseñar y revelar un verdadero plan económico para la reactivación, “sobre todo para las pequeñas y medianas empresas”.

“El hecho de que solo se hayan reactivado 10 mil contratos de 250 mil (que se encuentran suspendidos) evidencia que muchas empresas ahora mismo están afectadas por el cierre de dos meses y medio, y no tienen la liquidez para arrancar”, sentenció Leignadier.

Los industriales advierten que en este contexto, el Gobierno les adeuda 150 millones de dólares, en específico a los proveedores de alimentos, insumos y contratación de servicios, que esperan sean cancelados.

Edición Impresa