CAMBIO CLIMÁTICO

NOAA declara fenómeno de La Niña que favorece a ganaderos pero afecta las cucurbitáceas

NOAA declara fenómeno de La Niña que favorece a ganaderos pero afecta las cucurbitáceas
Los ganaderos prevén que si se extienden las lluvias haya un excedente de producción de carne bovina en el país. Archivo

La presencia del fenómeno de La Niña, que se caracteriza por un incremento de las lluvias, ayudará a una mayor producción de ganado en el país, pero afectará el desarrollo de otros productos como las cucurbitáceas, dijo Aquiles Acevedo, presidente de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá (Unpap).

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), confirmó que hay un 75% de probabilidades de desarrollo del fenómeno meteorológico de La Niña, entre septiembre y fin de año.

El dirigente del gremio que afilia a todas las asociaciones de productores agropecuarios del país, confirmó que semanalmente reciben un reporte sobre el comportamiento climático, en el cual ya se les dijo que la temporada lluviosa se podría extender más allá de lo normal, posiblemente hasta finales de diciembre o principios de enero.

“La Niña es la versión contraria a El Niño, en lugar del calentamiento de las aguas del Pacífico, hay un enfriamiento”.

Alcelys Lau, Climatología de Etesa

Sin embargo, pese a que este fenómeno ya está en desarrollo desde el mes de septiembre, hay zonas en el país en las que desde hace más de 25 días no ha llovido, como ocurre en un área de La Chorrera, dijo Acevedo. La explicación de los expertos es que los vientos alisios afectan el comportamiento de las precipitaciones, porque en ocasiones pegan del norte y otras veces vienen con dirección del sur, dijo.

“Para la producción de carne y leche es una ayuda el incremento de lluvias porque no se va a tener afectación al acortarse el verano, pero en el caso de la sandía, melón y otros cultivos sí se podrían ver afectados”, explicó Acevedo. Algunos de estos productos, como la sandía, se siembran al final del año para cosechar en la temporada seca.

En el caso del aumento de producción de carne bovina, Acevedo subrayó que es importante controlar las importaciones y promover más las exportaciones porque definitivamente se va a presentar un excedente.

En el caso de la leche, como no se es autosuficiente, lo que se está haciendo es recuperar espacio para exportar, añadió el dirigente agropecuario.

Al consultar a Augusto Jiménez, de los productores de Tierras Altas, sobre las repercusiones del incremento de lluvias en el cultivo de cebolla, explicó que tradicionalmente estos meses son de mucha precipitación y si se extiende más allá de diciembre, más bien ayudaría la producción de este tubérculo. Al menos en tierras altas donde se cultiva cebolla no se sienten mucho estos cambios debido a la cercanía a la cordillera y a que se encuentra a más de mil 500 metros sobre el nivel del mar, afirmó el productor.

Pronóstico cumplido

En septiembre se cumplió el criterio que se había observado con un enfriamiento del agua del pacífico mayor a -0.5 grados centígrados por cinco meses consecutivos. “Este es el criterio que se utiliza para declarar el fenómeno de La Niña”, afirmó Alcely Lau, de la gerencia de Climatología de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa).

La Niña se origina por un enfriamiento de las masas de agua en una región particular del océano Pacífico ecuatorial. Es un proceso paulatino que todos los servicios meteorológicos del mundo monitorean.

Como parte del fenómeno hay una disminución de las temperaturas, ello explica las noches más frescas que se han sentido en las últimas semanas en la capital.

Edición Impresa