MINERíA ILEGAL

El lado oscuro del cobalto

El lado oscuro del cobalto
El lado oscuro del cobalto

El apetito por los coches eléctricos está impulsando un boom en la producción de cobalto a pequeña escala en la República Democrática del Congo, donde se descubrió que algunas minas eran peligrosas y empleaban mano de obra infantil.

La producción de las llamadas “minas artesanales” probablemente haya aumentado al menos por la mitad el año pasado, según las estimativas de gerentes de tres de los principales proveedores del metal, que solicitaron el anonimato porque no están autorizados a hablar sobre el tema.

La minera estatal Gécamines estima que la producción artesanal representó hasta un cuarto de la producción en 2017.

Esto preocupa a varias automotrices, desde Volkswagen AG hasta Tesla Inc., que buscan garantizar insumos de ese ingrediente para fabricar baterías a largo plazo, pero no quieren quedar salpicadas en un escándalo por prácticas antiéticas de minería.

En 2016, varios gigantes de la tecnología, entre ellos Apple y Microsoft, tuvieron que enfrentar publicidad negativa cuando Amnistía Internacional sostuvo en un informe que en algunas minas congolesas se enviaba a niños a excavar cobalto para sus dispositivos. En 2015, los colapsos de pozos y túneles mataron a decenas de trabajadores, afirmó el grupo activista. El valor del cobalto se triplicó en los últimos 18 meses, en tanto el auge de los vehículos eléctricos intensifica la competencia por recursos escasos.

Edición Impresa