Lavado de dinero

Lista de la UE afecta la reputación del país y obstaculizaría las relaciones bancarias   

Lista de la UE afecta la reputación del país y obstaculizaría las relaciones bancarias   


La inclusión de Panamá en una lista de alto riesgo para el blanqueo de capitales de la Unión Europea (UE) podría obstaculizar las relaciones financieras entre Panamá y los bancos europeos, además de suponer otro lastre para la reputación de Panamá. “Estas listas tienen efecto en el apetito de los bancos corresponsales europeos para mantener relaciones”, apuntó a este diario la presidenta de la junta directiva de la Asociación Bancaria de Panamá, Aimeé Sentmat de Grimaldo.

Las medidas sancionatorias de la UE serían de aplicación a partir del 1 de octubre de 2020 y exigirían a los bancos tomar medidas de control ampliadas en sus relaciones con los países listados.

“El factor de riesgo país le agrega un componente innecesario al momento de evaluar un banco corresponsal, el establecimiento de una relación. Entonces, eso indiscutiblemente tiene un impacto”, manifestó Sentmat, no sin antes mostrar el rechazo “vehemente” a la inclusión de Panamá en esta lista por desconocer los avances y el compromiso del país en esta materia.

La Comisión Europea, el órgano ejecutivo del conjunto de países que forma la Unión Europea, anunció ayer una actualización de la lista de países de alto riesgo para el lavado de capitales.

Además de Panamá, se incorporaron al listado Bahamas, Barbados, Botsuana, Camboya, Ghana, Jamaica, Mauricio, Mongolia, Birmania, Nicaragua y Zimbabwe, según la agencia AFP.

Esta lista es una actualización de una similar planteada por el organismo europeo en febrero de 2019, pero que fue vetada por los propios gobiernos de los países de la Unión Europea, que señalaron la falta de transparencia en la metodología.

En aquella lista habían sido incluidos Arabia Saudí y cuatro territorios de Estados Unidos (Puerto Rico, Guam, Samoa Americana y las Islas Vírgenes), que manifestaron su rechazo, al igual que hizo Panamá.

En esta nueva edición de la lista, el Ejecutivo europeo no incluyó ni a Arabia Saudí ni a las jurisdicciones de la primera potencia del mundo.

La lista aún debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo en un plazo que puede llegar a ser de dos meses.

La Comisión Europea señala que en esta ocasión ha empleado una nueva metodología con una mayor interacción entre los procesos de inclusión en las listas de la UE y del Grupo de Acción Financiera (GAFI); el refuerzo de la consulta a los expertos de los Estados miembros, y el refuerzo de la colaboración con los terceros países.

Bruselas decidió incluir a Panamá en la lista tras identificar ciertas deficiencias en las medidas adoptadas por las autoridades para combatir el blanqueo, por ejemplo, para identificar a remitentes de dinero no autorizado, o la ausencia de mecanismos adecuados de verificación de los propietarios de entidades, como había sido señalado por el GAFI, que incluyó al país en su lista gris en junio de 2019.

Panamá rechazó enérgicamente la postura del bloque. El Gobierno explicó que la Comisión Europea utilizó como criterio de evaluación un listado de GAFI, que no obedece a la realidad actual de Panamá.

La postura de la Comisión Europea también sorprende, porque mientras que GAFI suspendió los procesos de evaluación de los países, a raíz del brote del coronavirus, el bloque continúa con listas discriminatorias.

(Con información de Victoria Cardiel)