Sector automotor

Mercedes y Audi con un aire muy estadounidense

Mercedes y Audi con un aire muy estadounidense
Analistas estiman que Volkswagen, BMW y Daimler generarán alrededor de $26,584 millones en ganancias netas este año. Archivo

Después de una semana en la que Daimler AG y Audi de Volkswagen AG anunciaron miles de recortes laborales, es fácil olvidar que la industria automotriz alemana alguna vez parecía invencible.

La recesión de 2009 obligó una reducción masiva de los gigantes automotrices de Estados Unidos. General Motors Co. y Chrysler solicitaron protección por bancarrota del Capítulo 11; Ford Motor Co. evitó un destino similar con el recorte de su fuerza laboral hasta la médula.

Por el contrario, Volkswagen, BMW AG y Mercedes-Benz de Daimler superaron la crisis apenas con un rasguño. Luego aprovecharon al máximo cuando chinos ricos derrocharon dinero en lujosos vehículos alemanes. Los fabricantes automotriz de Alemania y sus proveedores se fueron de juerga en el país y en el extranjero.

Aumentan gastos de compañías

Los gastos laborales de Volkswagen han aumentado más como porcentaje de las ventas desde la última recesión. Sin duda, esto refleja la influencia de los sindicatos alemanes y, por lo tanto, será muy difícil de rectificar. Al igual que sus pares, los empleados alemanes de Volkswagen tienen garantías laborales hasta 2029.

Hubo señales tempranas de arrogancia: Volkswagen pagó a su director ejecutivo $19.3 millones en 2011. Pero los poderosos sindicatos de Alemania se aseguraron de que los trabajadores también se beneficiaran. En los últimos años, el personal de la línea de producción de BMW y la filial de Porsche de VW se llevó a casa casi 11,071 dólares como bonificación anual. BMW gasta un promedio de más de 110,759 dólares por empleado en salario, pensión y costo de seguridad social, según su informe anual.

Ahora que el auge laboral se ha detenido, y no antes de tiempo, la industria se enfrenta a una turbulencia sin precedentes y no puede permitirse tal generosidad.

La razón principal para el ajuste del bolsillo, por supuesto, es el gran costo que representa ir más allá de los motores de combustión. Volkswagen estima gastar la asombrosa cantidad de 66,460 millones de dólares en tecnología híbrida, eléctrica y digital en los próximos cinco años. Esto requiere la contratación de aún más personas, pero los productos que están desarrollando no son aún grandes minas de oro.

Durante un tiempo, la industria tendrá que proporcionar una gama completa de opciones de propulsión. Para sus fábricas, esto significa “máxima complejidad”, una frase prestada de la gerencia de Mercedes. Eventualmente, sin embargo, muchos de estos trabajadores serán innecesarios porque los motores eléctricos son mucho más simples de construir que los motores diésel y de gasolina. Los recortes laborales de la semana pasada no serán los últimos.

La industria alemana también se ha visto atrapada en medio de una desaceleración inesperada de la demanda. Continental AG, el proveedor que está recortando 20,000 empleos, espera que la producción se estanque en los próximos cinco años. Daimler dijo el mes pasado que las ventas no han igualado su capacidad de producción.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL