FINANZAS PúBLICAS

$1,634 millones de gasto en subsidios

$1,634 millones de gasto en subsidios
$1,634 millones de gasto en subsidios

El Gobierno destinó el año pasado $1,634.4 millones a subsidios que se dirigieron a los hogares, a la Caja de Seguro Social (CSS) y a las empresas.

El monto es comparable a los $1,703 millones que entregó la Autoridad del Canal de Panamá al Estado en utilidades y excedentes por la operación de la vía en 2018.

Este gasto representó el año pasado un aumento de $128 millones u 8.5% en comparación con el ejercicio anterior. El incremento está marcado por un alza considerable en los subsidios eléctricos y a la subvención a la educación.

El subsidio eléctrico está integrado por dos componentes: el Fondo de Estabilización Tarifaria y el Fondo Tarifario de Occidente. Ambos registraron aumentos de $35.7 millones y $17.2 millones, respectivamente, debido al incremento de las tarifas eléctricas provocado por el alza de los combustibles.

En el segundo semestre del año pasado, el Gobierno decidió cubrir a través del subsidio el aumento a la tarifa. Esta cobertura no solo incluye a aquellos clientes que consumen menos de 300 kilovatios/hora, como era habitual hasta entonces, sino que se subsidia a todos los clientes, elevando así el gasto al final del ejercicio.

El subsidio de mayor cuantía para el Gobierno es la Beca Universal, que se concede a las familias para incentivar la inserción escolar. El año pasado el gasto fue de $219 millones, $32 millones más que durante 2017. Esto se explica por la inclusión de las escuelas particulares a este beneficio, según el informe Cuenta General del Tesoro, elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

También aumentó la asignación para el programa 120 a los 65, una transferencia de $120 a personas mayores de 65 años que no tienen jubilación ni pensión, De $181.1 millones en 2017 pasó a $187.7 millones en 2018.

$1,634 millones de gasto en subsidios
$1,634 millones de gasto en subsidios

De igual forma, han crecido los programas destinados a la ayuda de compras de vivienda. El Gobierno subvenciona parte de la tasa de interés hipotecaria que pagan los compradores de viviendas nuevas con un valor inferior a $120,000. Solo ese subsidio representó el año pasado $134.6 millones.

Por otra parte, el Estado entrega un bono de $10,000 a familias de bajos ingresos que adquieran viviendas sociales. El umbral para que la vivienda pueda ser considerada en este programa fue elevado el año pasado de $50,000 a $60,000, y el ingreso familiar pasó de $1,200 a $1,500, ampliando así el universo de beneficiarios, lo que se tradujo en un aumento en el desembolso de $7.2 millones en 2017 a $23.4 millones en 2018.

Además de los subsidios a los hogares, el Gobierno también hace aportes a la CSS, entre los que destacan $140 millones para el programa de Invalidez, Vejez y Muerte, y $171 millones para cubrir los aumentos de pensiones y el Fondo Especial de Jubilados y Pensionados.

Por su parte, en distintos subsidios concedidos a empresas se destinaron el año pasado $207 millones, $5 millones menos que en 2017. Más de la mitad de la asignación total -$109.8 millones- corresponde a la exoneraciones del impuesto de importación.

Polémica

 

El tema de los subsidios genera un debate permanente. Hay quienes consideran que son una ayuda para las clases más necesitadas y una herramienta para redistribuir la riqueza, pero por otro lado se argumenta que las personas que los reciben se acostumbran a vivir del Estado y no tienen incentivos para trabajar.

Además, se advierte de una distorsión, considerando que cada año se amplía el alcance de las subvenciones a personas y empresas que no necesitan de la ayuda.

Entre 2010 y 2018, el monto destinado a subsidios -incluyendo hogares, CSS y empresas- llega a $12,405.4 millones, cantidad de dinero con la que se podría costear dos veces la ampliación del Canal del Panamá y sobraría para una línea del Metro.

Este diario consultó al MEF si consideraba que los subsidios habían cumplido su cometido, pero al cierre de esta edición no se había recibido respuesta.

Mercedes Eleta de Brenes, presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), señaló que “es importante revisarlos para que sean entregados solo aquellos realmente justificados y que impactan positivamente a los beneficiarios que los requieren por su vulnerabilidad”.

Por su parte, el economista Olmedo Estrada apuntó que los subsidios se deben utilizar en periodos cortos y para solucionar situaciones concretas. “Sin embargo, en nuestro país son indefinidos”, planteó.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL