INFRAESTRUCTURA

MOP pagará $14.6 millones por diseño del segundo tramo del corredor de las playas

MOP pagará $14.6 millones  por diseño del segundo tramo del corredor de las playas
El corredor de las playas fue dividido en dos tramos. Archivo


El Ministerio de Obras Públicas (MOP) informó que el segundo tramo del proyecto conocido como “corredor de las playas” no se construirá en el futuro inmediato.

En respuesta a un cuestionario enviado por La Prensa, el MOP indicó que de forma “unilateral” había modificado el proyecto de ampliación a seis carriles corredor de las playas II (Santa Cruz–San Carlos, provincia de Panamá Oeste), que era ejecutado por el consorcio Corredor de las Playas, integrado por las empresas FCC Construcción y Cicsa.

La entidad indicó que debido a la modificación, el trabajo del consorcio se limitará a los estudios y diseño.

El contratista había entregado el 90% del diseño de la obra, además de adelantar parte de los planos de afectación de algunas fincas privadas para la liberación de servidumbre.

Precisamente, el pago de indemnizaciones no calculadas dentro del contrato hizo que el MOP decidiera no continuar con el proyecto, valorado en $349 millones.

A la pregunta si el Estado indemnizará a FCC y Cicsa, el MOP aseguró que no se contempla un pago por el cambio en el contrato.

“La construcción de la obra no se ejecutará. No se procederá a indemnizar a la empresa contratista. Sí se reconocerán los costos incurridos por la empresa contratista, correspondientes a los avances presentados”.

En ese sentido, el MOP calcula un pago de $14.6 millones al contratista por los avances del contrato, que hasta octubre del año pasado eran del 3%.

Además del diseño del proyecto, el contratista también realizó mantenimiento rutinario de la carretera Panamericana, de acuerdo con la información proporcionada por la institución dirigida por Rafael Sabonge, ministro de Obras Públicas.

El corredor de las playas fue dividido en dos tramos. El primero iniciaría en La Chorrera, hasta la comunidad de Santa Cruz, mientras que el segundo extendería la nueva vialidad hasta San Carlos. El objetivo era reducir el congestionamiento vial que se registra en esa zona.

Además de posponer la construcción del segundo tramo, el MOP decidió reducir el alcance de la primera etapa, que originalmente tendría 32 kilómetros y un costos de $540 millones.

Ahora, el proyecto contará con un viaducto de apenas 6 kilómetros desde el sector de La Espiga, después de la autopista, y terminaría en la hacienda Los Calderones.

Los cálculos del Ministerio de Economía y Finanzas y de la Contraloría General indican que con el proyecto original, serían necesarios más de $180 millones adicionales para indeminización y reubicación de utilidades públicas, lo que según el MOP, hace inviable el proyecto frente a la poca recaudación del Estado, tras la pandemia del coronavirus.