MARCO LEGAL

La oficina se mudaría a la casa con el teletrabajo

La oficina se mudaría a la casa con el teletrabajo
La oficina se mudaría a la casa con el teletrabajo

El país está dando sus primeros pasos hacia nuevos modelos de productividad laboral.

Con la implementación del proyecto de Ley N°076, -aprobado en tercer debate el pasado miércoles en el pleno de la Asamblea Nacional-, se establece y regula el teletrabajo en la República de Panamá. Se indica que los empleados podrán usar la tecnología para trabajar a distancia durante algunos días de la semana o jornadas específicas, amparados por reglas claras.

Esta modalidad de trabajo que, vienen implementando algunas empresas nacionales y multinacionales establecidas en el país, busca que los trabajadores produzcan más y en menos tiempo.

“Esa eficiencia no necesariamente se logra en los puestos de trabajo (durante ocho horas) sino haciendo y cumpliendo con el trabajo que se le solicita”, asegura Severo Sousa, expresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).

[Lea aquí el proyecto de ley 076].

Según el proyecto de ley, el teletrabajo genera un impacto positivo en la calidad de vida de los trabajadores. Hay mayor conciliación entre la vida familiar y laboral, los teletrabajadores ahorran tiempo fuera del tranque vehicular. Además, hay un impacto positivo en las finanzas de los trabajadores, señala el texto.

Al otro extremo, expertos distinguen algunos factores que impactan con estos modelos de productividad laboral.

Ariel Ayala, gerente de desarrollo de negocios, sostiene que la principal preocupación de los empresarios panameños sobre este modelo de trabajo desde casa es, precisamente, la dificultad de controlar a distancia al empleado.

Para el trabajador son los costos que esto implica. “Una persona que está en su casa, está utilizando el servicio de internet; luz; alimentación y agua, gastos que la empresa no está reconociendo”, dijo.

El proyecto de ley establece que los contratos individuales de teletrabajo se harán por escrito. Debe señalar el tiempo de la jornada de trabajo; las condiciones en materia de prevención, seguridad y salud que deberá cumplir el teletrabajador; los términos de la remuneración, así como el espacio y las condiciones adecuadas en el domicilio del empleado.

Estas decisiones, sin embargo, dependerán de las políticas de cada empresa.

“El horario no es una decisión unilateral que tomará el teletrabajador. Él no podrá decidir los días de la jornada de teletrabajo. Esto estará sujeto a horarios tipificados por la empresa”, dijo Ayala.

De acuerdo con lo aprobado, el trabajador no estará obligado a laborar jornadas extraordinarias, salvo que sean requeridas por el empleador y cuando ambas partes lo hayan consentido.

También tendrá derecho al reconocimiento, por parte de la Caja de  Seguro Social, de los accidentes de trabajo ocurridos durante la prestación de servicios en modalidad de teletrabajo, siempre que el accidente acontezca durante el periodo consignado para ejecutar sus labores.

El teletrabajo es posible con la implementación de nuevas tecnologías. De acuerdo con datos de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos, en Panamá, 70 de cada 100 personas, son usuarias de internet.

Hoy día, este modelo de trabajo se ofrece como un plus dentro de los paquetes de las empresas. “Cuando los empleadores están negociando con los candidatos, le dicen que uno de los beneficios es asistir a la oficina solo tres días a la semana”.

Muchas empresas que han aplicado este modelo de trabajo reconocen que les ha dado resultados positivos. “Los empresarios aseguran que el personal que trabaja a distancia logra mayor concentración en casa que en el trabajo ”, dijo el experto en desarrollo de negocios.

Con estos nuevos modelos laborales, las empresas no están pensando o buscando solamente el tema del ahorro en luz o espacio, sino en que sus colaboradores estén satisfechos con lo que están haciendo o hagan su trabajo mejor, porque, a medida que sean mas eficientes, se aumenta la productividad, y ese es el fin de todo, aumentar la productividad, explicó el expresidente del Conep.

Edición Impresa