MARTES FINANCIERO

Nuestros políticosy maestros

Deberían ser ejemplos de la sociedad y en efecto lo son. Pero se volvieron la razón de nuestros problemas. De ahí nuestra crisis económica, la dificultad para conseguir citas en el Seguro Social, o lo mal preparados que están nuestros hijos por algunos maestros ineficientes.

Mientras los delincuentes salen libres y se defienden leyes que lo permiten, se adjudican contratos sin transparencia con dinero que el pueblo debe recibir para seguridad pública, educación para el futuro y salud eficiente, sin que ni ellos ni nosotros entendamos que el dinero no es infinito...El que no cree, que mire al sur.

Ni hablar de ciertos alcaldes que se soplan el salario sin ninguna vergüenza diciendo que ¡Dios quiere que ganen tal cantidad! Y escuchar a nuestros magnos políticos decir que la educación no aporta al fisco, más que incapacidad es condenar el futuro de nuestro querido Panamá. 

En otras latitudes los maestros ganan igual que los médicos, pero a cambio se capacitan y educan para transformar el futuro. El emblema en las monedas asiáticas no es la cara de un antiguo político, es un centro de estudio superior o un museo. De nuestras prioridades depende nuestro futuro.

Solo me consuela ver que aún quedan algunos hombres nobles y correctos que luchan contra corriente en ambas profesiones y que nos dan un soplo de aliento a tan triste situación.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL