LAS SECUELAS DE LA COVID-19

Primeros acuerdos para la reconstrucción económica

Primeros acuerdos para la reconstrucción económica
La construcción de obras privadas continúa cerrada por decreto. Las empresas en otras actividades económicas han reducido la jornada laboral de los trabajadores, lo que a su vez ha traído una disminución en el salario que estos devengan. Archivo

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) entregará hoy al presidente Laurentino Cortizo la declaratoria que contiene los consensos logrados en la mesa del diálogo nacional. Se trata del primer paso que ha dado el sector privado y los obreros para que el país pueda encarar una difícil reconstrucción económica.

Desde el pasado 1 de mayo se instaló una mesa tripartita, en la que también participa el Mitradel, con el objetivo de establecer consenso respecto a las medidas que se tomarán para la preservación de puestos de trabajo.

Esta mesa tenía como fecha límite dos meses de trabajo, que vencen hoy, para presentar sus acuerdos.

El proceso se estancó en varias ocasiones y terminó con la salida de tres gremios sindicales. Pero ayer el Mitradel confirmó que se lograron 23 acuerdos; 14 de estos consensos están vinculados con las medidas de sanidad y seguridad que deben garantizar los empleadores cuando se reactive gradualmente la actividad de los diferentes sectores, frenada por el intento de contener el brote del coronavirus (Covid-19).

También hubo consenso entre el sector privado y los trabajadores para que se pueda seguir implementando la modificación de la jornada laboral.

Eduardo Gil, de la Confederación Convergencia Sindical, explicó que esta figura ya existe según lo dictamina el código laboral. En este sentido planteó que la postura de los trabajadores fue que su uso se dé en base a lo que dicta el Código de Trabajo.

El artículo 159 establece que en los casos en que por razones de crisis económica grave de carácter nacional, caso fortuito o fuerza mayor, debidamente comprobados por las autoridades de trabajo, se ponga en peligro la existencia de plazas de trabajo, se podrá de manera temporal modificar o reducir los horarios de trabajo con el consentimiento de la organización sindical o los trabajadores.

Contratos suspendidos

260,000 trabajadores tienen los contratos suspendidos en unas 17,000 empresas en el país.

$350 monto máximo que puede recibir un trabajador en vales de alimentación por mes.

Actualmente, y según lo que dictamina este artículo, las empresas han reducido la jornada laboral de los trabajadores, lo que a su vez ha traído una disminución en el salario que estos devengan.

Los empresarios advierten que esta es una difícil salida para no despedir personal y soportar la carga de los costos sin recibir ingresos.

Los trabajadores precisan que esto siempre debe darse de común acuerdo, por lo que estarán vigilantes de que así sea y que “no se abuse” de la figura, dijo Gil.

Cuando se declaró el estado de emergencia nacional, el Ejecutivo firmó el Decreto N° 71 del 13 de marzo del 2020, que reglamentó temporalmente el artículo 159 del Código de Trabajo.

En el diálogo se determinó que esta figura, amparada en el Código de Trabajo, pueda utilizarse hasta el mes de diciembre, y podría resultar prorrogable, dependiendo del momento que viva el país y la recuperación del tejido empresarial.

Reglamentación y cambios legales

A principios de marzo y con la implementación de las medidas de distanciamiento social, la recién creada ley de teletrabajo quedó en uso y sin ninguna limitación a pesar de no estar reglamentada.

La ley se sancionó en febrero y en marzo se registraron los primeros casos de la Covid-19 en el país.

En el diálogo, los trabajadores y los empresarios acordaron solicitar al Ejecutivo que está ley se reglamente lo más pronto posible, considerando que su uso no es transitorio y aterrizó de golpe en el mercado laboral.

Los trabajadores creen urgente que se garanticen condiciones óptimas para quienes trabajan desde casa, delimitar horarios y condiciones que no desmejoren su salud.

Por otro lado, en el diálogo se acordó que es necesario modificar la Ley 59 de 2003 y la Ley 60 de 2009, que norman la entrega de vales alimenticios a los trabajadores.

El monto mayor en vales de alimentación que puede recibir mensualmente un trabajador no puede sobrepasar los $350.

La propuesta que ha surgido del diálogo es que se aumente el monto que pueda recibir cada colaborador y se amplié su uso, incluyendo además de comida, bienes de uso personal.

De esta forma, las empresas recibirían sus respectivos incentivos fiscales y los trabajadores no perderían más poder adquisitivo.

Sin acuerdo

Los trabajadores habían reclamado que el bono solidario entregado por el Estado fuese de $500. Mitradel llegó a plantear que esta suma se podía elevar hasta $200, sin embargo, en este tema no hubo humo blanco. Se espera, no obstante, que el Presidente anuncie mañana un alza del bono de $100 que hoy reciben los trabajadores en suspensión laboral.

Otro tema que tampoco encontró un punto de encuentro fue la extensión, hasta diciembre, de la suspensión de los contratos laborales.

Los trabajadores advierten que esto implica un cambio en el Código Laboral, y en ese punto fueron inflexibles.

Edición Impresa