Protocolos sanitarios

Se alarga agonía del turismo

Se alarga agonía del turismo
El 85% de los turistas y visitantes ingresan al país por el Aeropuerto Internacional de Tocumen. Roberto Cisneros


La decisión de postergar por tercera ocasión la apertura del Aeropuerto Internacional de Tocumen, y los vuelos internos, cayó como un balde de agua fría para los sectores de la aviación y turismo que juntos aportan el 14% del producto interno bruto (PIB) con más de 8 mil 500 millones de dólares al año.

 Ayer, la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC), prorrogó hasta el 22 de julio la prohibición de los vuelos internacionales en todo el país, debido al comportamiento que ha registrado la pandemia respiratoria del coronavirus (Covid-19) en los últimos días.

Juan Antonio Ducruet, presidente de la junta directiva de Tocumen, S.A., comentó que además del comportamiento de la pandemia en el país, se tomó en cuenta la postergación del inicio de las operaciones y la realidad en otros países como Brasil, Argentina, Colombia, México y Estados Unidos.

“Hay que recordar que Tocumen es un aeropuerto internacional para Panamá, pero un centro de conexiones para la región, y lo que pasa fuera del país, tiene un impacto sobre las operaciones de Tocumen”, comentó. 

Raúl Jiménez, secretario de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel), explicó que la recuperación del sector turístico iniciará con la apertura de Tocumen, y adelantó que será un camino largo.

Agrega que los hoteles están preparados para aplicar las medidas de distanciamiento que han recomendado las autoridades de salud.

Igualmente, el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de  Panamá (ALAP), Fredy Rodríguez, dijo que la apertura de Tocumen tiene un impacto directo sobre la economía, ya que Panamá ha sido escogida por multinacionales para establecer aquí sus sedes regionales, lo que representa un número importante de viajeros.

 De acuerdo con el programa de apertura económica fijado por el Gobierno, los hoteles, restaurantes y las terminales aéreas podrán abrir cuando se habilite el bloque cuatro, pero con el repunte de casos positivos de la Covid-19, registrado en las últimas semanas, se ha retrasado la puesta en marcha del bloque 3.

Rodríguez informó de que las aerolíneas ya están aplicando los protocolos emitidos por la  Organización de Aviación Civil Internacional  (OACI), y añadió que los aviones no serán focos de transmisión de la enfermedad, ya que los filtros de aire de las aeronaves limitan el alcance de las gotas líquidas. Indica que los sistemas de trazabilidad que implementen las autoridades, marcarán el éxito en la lucha por frenar el avance de la enfermedad. Recomendó el uso de la tecnología para reunir toda la información de los pasajeros desde el origen, hasta llegar a su destino para detectar posibles focos de contagios.

Gustavo Pérez, director de ACC, manifestó que están trabajando en los protocolos que se aplicarán y que en una primera fase se implementarán para impulsar los viajes domésticos, pero para lograrlo, necesitarán el apoyo de los gobiernos locales, para obtener la trazabilidad de las personas, y para cumplir con las medidas de bioseguridad.

“Si un pasajero presenta síntomas el mismo no puede completar su viaje, y para lograrlo, necesitamos que los gobiernos locales, nos apoyen con los protocolos de seguridad”, indicó.

 Durante un conversatorio con Apatel y ALAP, Pérez comentó que para los viajes internacionales se analiza aplicar una medida al “One Stop Security”, que se utiliza para minimizar las amenazas en el sector aéreo, que consiste en que Panamá reconoce los protocolos de seguridad de otros aeropuertos.

“Estamos evaluando enviar una carta a la OACI para que nos autorice realizar inspecciones en otros aeropuertos junto con personal de salud con el fin de verificar sus protocolos sanitarios”, indicó.

Señaló que el principal objetivo de la institución es recuperar la confianza de las personas para que retomen sus viajes. 

Cambio de planes

La extensión de la prohibición por 30 días a los vuelos internacionales cambió los planes que ya habían adelantado aerolíneas como Copa Airlines y Air Europa.

En el caso de Copa, la empresa había anunciado que realizaría los primeros vuelos el 26 de junio.

Según el cronograma planteado por la empresa que realizaba hasta el 22 de marzo unos 350 vuelos diarios desde y hacia Tocumen, en julio solo operaría 3 o 4 veces a la semana y no sería hasta agosto que proyectaba que la demanda le permitiría tener operaciones diarias a unos 25 destinos en la región, de un total de 80 que tenía previos al coronavirus. 

Copa ha señalado que iniciará con un 10% de su flota que para el mes de febrero sumaba 102 aeronave, pero ya la empresa confirmó que producto de la pandemia acelerará los planes de retiro de 26 aviones modelos Embraer y Boeing 737-700.

En el caso de Air Europa, ésta había indicado que retomaría sus vuelos internacionales de largo trayecto a partir de del 15 de julio y que Panamá estaba entre los primeros destinos en América a donde regresaría. Por su parte, el grupo KLM y AirFrance  ha señalado que sus vuelos a Panamá dependerán del reinicio de las conexiones de Copa Airlines, a través del centro de conexiones de Tocumen. 

Competitividad

La IATA ha indicado que al ser Panamá un importante centro de conexiones aéreas en América, el Gobierno debiera brindar apoyo al sector aéreo que se ha visto afectado por la Covid-19.

Luego de 3 meses de paralización, la IATA advierte que Panamá es uno de los pocos países de la región que no ha tomado acciones para aliviar la carga de las empresas que participan en el sector aéreo. En esa línea la asociación advierte que Panamá puede perder competitividad frente a otros centros aéreos, ya que las aerolíneas que operan hacia y desde Panamá pueden optar por activar primero las frecuencias en los mercados donde están recibido apoyo con el pago de las tasas aeroportuarias.

Copa Airlines ha indicado que no ha solicitado ningún apoyo financiero al Gobierno y ha reiterado que sus gastos los está cubriendo con financiamiento externo.