Enfoque

Situación y perspectivas del empleo en Panamá

Situación y perspectivas del empleo en Panamá
Situación y perspectivas del empleo en Panamá


Las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) panameño para el 2021 son optimistas. Entidades como el Fondo Monetario Internacional (+12%), el Banco Mundial (+12%) y The Economist (+11%), CEPAL (+8.2%) y el Ministerio de Economía y Finanzas (+4.5%), coinciden en un panorama económico alentador, lo cual es una buena noticia luego de un año en el que el país vio caer su PIB en 17.8% y desaparecer al 15% de su fuerza laboral.

Existe coincidencia en que el crecimiento será apuntalado por el sector externo, particularmente las exportaciones de cobre y la reactivación del comercio mundial. Sin embargo y a pesar de que comienzan a verse síntomas de reanimación de algunas actividades, el sector interno se mantendrá deprimido el resto del año, lo cual ocasionará una tendencia al aumento del desempleo. De hecho y según estimaciones de la Ministra de Trabajo, Doris Zapata, el desempleo a junio 2021 se ubicó en 20%, en contraste con el 18.5% registrado en septiembre 2020.

El impacto laboral del Covid-19 en Panamá se resume en dos tendencias, aumento del 24% en la planilla estatal y reducción del 37% del empleo formal privado.

La caída del empleo asalariado privado fue directamente responsable por la reducción del 40% en los ingresos de la Caja del Seguro Social (CSS) en el 2020.

De igual manera, guarda directa relación con la contracción del consumo, estimada en $600 millones mensuales y focalizada en estratos humildes de la población, toda vez que 4 de cada 5 trabajadores que perdieron sus fuentes de ingreso tenían empleos formales, ganaban menos de $750 mensuales y desempeñaban trabajos presenciales.

La catástrofe laboral en la empresa privada se puede dimensionar analizando qué pasó con los 873,750 trabajadores asalariados en el sector privado que había a agosto 2019 (INEC).

De éstos, 37% (327,340) perdió su empleo, 30% (262,381) lo mantuvo, 18% (153,463) fue suspendido y luego reactivado, 13% (111,019) mantiene su contrato suspendido y 2% (19,547) fue desvinculado.

La sostenibilidad laboral de estos 111 mil trabajadores no reactivados luce complicada, en particular los 83,974 del sector terciario, pertenecientes al comercio, bares y restaurantes, actividades devastadas por las restricciones de movilidad. Enfrentamos una severa crisis sanitaria. Sin embargo, 70% de los empleos en Panamá son presenciales, así que mientras haya Cuarentenas y Toques de Queda, el desempleo seguirá aumentando.

Cada $1 en salarios privados aporta $0.23 a las finanzas del Estado, vía impuesto sobre la Renta, cotizaciones a la CSS y seguro educativo. El salario del funcionario también, pero siendo el Estado el empleador, equivale a “sacarse de un bolsillo para meterlo en el otro”. El informal aporta poco a las finanzas gubernamentales.

92% de los empleos generados en la última década (2010-2020) fueron informales, y el otro 8% fue el resultado de incrementos en la planilla estatal. Hoy casi el 70% de los trabajadores del país son informales y funcionarios.

El Ministerio de Trabajo espera tramitar unos 200 mil nuevos contratos laborales en el 2021, 68 mil más que los 132 mil procesados en el 2020, cuando se perdieron 289 mil empleos, y un poco más de la mitad de los 378 mil tramitados en el 2019, cuando se generaron 52,040 empleos, todos informales. A la fecha, la entidad ha tramitado unos 97,700 nuevos contratos, que representa el 48% de los 202,108 tramitados en el mismo período del 2019.

El panorama laboral para el 2021 continuará incierto, condicionado a las medidas en materia de restricción de movilidad, por lo que la tasa de desempleo probablemente se mantendrá con pocas variaciones.

Generar empleo requerirá de cuatro condiciones: 1. Eliminar las restricciones de movilidad. 2. Minimizar el miedo. Mientras haya miedo de contagio o incertidumbre económica, se seguirá restringiendo el consumo. 3. Inyectar liquidez al sistema productivo, a través de financiamiento bancario e Inversión Extranjera Directa (IED) 4. Buscar “consensos” (no “culpables”) para enfrentar a la peor catástrofe laboral de nuestra historia.

Crear empleo formal será un reto. 2 de cada 3 empleos generados en los últimos 15 años vinieron de 7 sectores con altos y crecientes niveles de informalidad, incluyendo el Comercio (47.2%), Construcción (58.9%), Industria (60.4%), Logística (59.5%), Turismo (52.1%), Servicios Administrativos (52.4%) y Agricultura (74.5%).

El Gobierno adelanta esfuerzos para atraer IED y explorar nuevos sectores económicos, como la Minería, sector donde la informalidad es apenas del 7.2% (2019). Necesitamos generar empleos formales urgentemente. Será difícil salvar la CSS si no generamos empleo formal, e imposible disminuir la desigualdad en el país sólo generando empleo informal.

El autor es asesor empresarial.