VENTANA FISCAL

Le toca el turno al bate a la DGI

Estamos en la parte baja del noveno y vamos perdiendo 1 a 0 contra el equipo de la corrupción y su entrenador, el tal juega vivo. Pero, le toca el turno a nuestro cuarto bate, la DGI, con bases llenas y usando un madero como los que tienen en nuestra liga de béisbol: de los buenos y caros.

Otros implementos de la DGI son los artículos 696, 752 y 752-A del Código Fiscal (CF), y el artículo 6 del Decreto Ejecutivo 170 de 1993 (DE 170).

El artículo 696 del CF señala que la renta bruta es el total y sin deducir suma alguna, de los ingresos del contribuyente en dinero, en especie o en valores, quedando comprendido, entre otros conceptos, el aumento del patrimonio no justificado en el año en que se produzca, independientemente de las sanciones a que haya lugar.

Para el DE 170, el aumento del patrimonio no justificado es la diferencia en una fecha dada, entre el activo y el pasivo del contribuyente y se considera injustificado todo aumento que resulte de comparar el valor del patrimonio a la fecha de cierre del año fiscal con el valor del mismo a la fecha de inicio del año fiscal respectivo, cuando dicho aumento no guarde relación con la renta neta gravable declarada, más los ingresos exentos o de fuente extranjera, menos el impuesto sobre la renta pagado. ¡Home run!

La DGI puede determinar fácilmente el valor del patrimonio a las fechas que corresponda verificar, se deben considerar todos los antecedentes e informaciones que proporcione el contribuyente y se obtengan de su contabilidad o de la que suministren, conforme a la ley, terceros, entidades públicas o privadas, bancos, así como también los gastos personales y familiares del contribuyente. Nuestro cuarto bate, posee facultades para solicitar información, según el Decreto de Gabinete 109 de 1970 y el DE 177 de 2005, solo falta hacer el swing y ejecutar la ley.

Cápsula fiscal

El artículo 752 del CF establece las sanciones por defraudación fiscal, las cuales pueden ser pecuniarias o de prisión.

Adicional, el 752-A del CF señala que cualquier persona podrá denunciar la defraudación fiscal, correspondiéndole al denunciante una recompensa equivalente al 25% de las sumas recaudadas como consecuencia directa de la denuncia y ese dinero recibido no pagará impuesto sobre la renta.

Feliz cumpleaños, Panamá.

El autor es abogado especializado en materia tributaria.

Edición Impresa