Abastecimiento

Transformación en el agro evitaría pérdidas en campo

Transformación en el agro evitaría pérdidas en campo
Transformación en el agro evitaría pérdidas en campo

La crisis del Covid-19 y la sobreoferta de alimentos en el país reafirman la necesidad de transformar la producción agropecuaria para evitar que estos productos se dañen y se tengan que tirar al cesto de la basura.

La restricción en la movilidad empieza a percibirse en los campos productivos del país. Los cultivos de tomate, cebolla y plátano están en plena producción, pero la cadena de comercialización ha disminuido su ritmo.

Según los productores, el cierre de restaurantes, hoteles y las restricciones en la movilidad de los consumidores para evitar el contagio del Covid-19, ha mermado las ventas. Mientras que los productos se pudren en los campos y ahora con mayor facilidad con la llegada de las primeras lluvias.

Gerardo Escudero, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en Panamá, reconoce que esta pandemia está golpeando a la mayoría de las actividades que tienen que ver con la demanda de alimentos y esto a su vez ha provocado una caída en muchos de los contratos de los productores.

Sin embargo, Escudero considera que llegó el momento de darle valor agregado a la producción agropecuaria para evitar que se pierdan los alimentos.

El representante del IICA sugiere que el tomate se transforme en pulpa, el plátano se empaque al vacío, mientras que frutas como la piña, papaya o melón se puede empacar para alargar su tiempo de vida.

En la Unión de Río Sereno, provincia de Chiriquí, en una extensión de casi cuatro hectáreas, un grupo de productores cultiva 50,000 plantas de tomate que están teñidas de rojo. Cada planta puede producir entre 10 libras y 12 libras de tomate por cosecha, manifestó Edward Espinosa, miembro de la Asociación de Productores Agropecuarios de Chiriquí (Aproachi).

La producción de tomate que se registra en estos momentos en la región de Río Sereno provienen de plantaciones que durante la temporada seca se abastecen del agua del sistema de riego Río Sereno, indicó Espinosa.

Transformación en el agro evitaría pérdidas en campo
En Río Grande, Coclé la lluvia atenta con arruinar 10 hectáreas de cebolla que están en campo. Cortesía

En 15 días las plantaciones estarán en plena producción y necesitamos una alternativa para la comercialización del tomate, asegura el miembro de la Aproachi.

El 90% de la producción de tomate de Chiriquí se comercializa en la Unidad Alimentaria Merca Panamá, pero ahora las ventas han caído porque el consumidor en dos horas no le alcanza el tiempo para desplazarse al principal recinto agrícola de la capital, detalló.

En Coclé, los productores de cebolla tiene disponible para la venta 7 mil quintales del bulbo.

Gerardo Ramos, presidente de la Cooperativa de Servicios Múltiples Ariel Chanis, R.L., de Natá, manifestó que aún no se concreta la venta de 4 mil quintales de cebolla negociados con el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA). Los campos están en plena producción y no tenemos donde almacenar el producto, dijo Ramos.

Según Ramos, el pasado miércoles 15 de abril en la región de Río Grande se registró un fuerte aguacero que pone en riesgo de perderse una extensión de 10 hectáreas de cebolla.

En la provincia de Coclé, más de 200 productores se dedican a la producción de 150 hectáreas de cebolla, en su mayoría ubicadas en la región de Natá. También se cultiva el bulbo en Capellanía, Río Grande, El Caño y Penonomé.

Los porcicultores también aseguran estar afectados con el cierre del mercado San Felipe Neri, en la ciudad capital, recinto en el que comercializaban 2,000 cerdos por semana.

Tras un video difundido en redes sociales, en el que se evidencia la pérdida de tomate en La Unión de Río Sereno, Chiriquí, el viceministro de Desarrollo Agropecuario, Carlos Rognoni se comunicó con los productores para plantear la venta del producto al Gobierno para el Plan Solidario de Alimentación.

Los productores trabajan en la elaboración de una propuesta para la venta de bolsas de 8 libras, 6 libras y 10 libras, surtida con tomate, repollo, zanahoria, papa, cebolla, ají, chayote y apio.

El gobierno también anunció la compra de plátano a los miembros de la Asociación de Productores de Plátanos de Bocas del Toro y de la Asociación de Productores de Plátano de Barú.

Edición Impresa