Paraísos fiscales

Unión Europea aplaza la decisión sobre la lista negra

Unión Europea aplaza la decisión sobre la lista negra
La nueva lista tendrá en cuenta las medidas emprendidas por Panamá. Archivo

Los ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete (Ecofin) han pospuesto la actualización de la lista negra de paraísos fiscales que incluye a Panamá hasta el próximo 22 de febrero.

Así lo han confirmado fuentes del organismo a este periódico. Todo el peso de la reunión que ha tenido lugar por videoconferencia se lo han llevado las perspectivas económicas del bloque y la senda de recuperación.

En este sentido, por primera vez se ha abordado la posibilidad de acudir a los mercados de deuda en junio de este año para financiar el fondo de recuperación de 800,000 millones de euros(968,848 millones de dólares) con el que la Unión Europea (UE) pretende sacar a su economía de la crisis provocada por la pandemia.

De esta forma será el próximo 22 de febrero cuando se apurarán las deliberaciones para concluir si finalmente sacar a Panamá de la “lista de jurisdicciones no cooperativas en materia fiscal”, dijeron las fuentes.

El resto de países que están en la lista son: American Samoa, Anguilla, Barbados, Islas Fiji, Guam, Palau, Samoa, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes, Vanuatu y Seychelles.

La legislación financiera de Panamá y su praxis en materia fiscal han sido evaluadas durante un año por el grupo del Código de Conducta, un departamento formado por técnicos que analizan que los países bajo examen estén en coherencia con los estándares de transparencia fijados.Sin embargo, la decisión final la toma el órgano colegiado que componen todos los ministros de finanzas de los países de la UE.

La UE incluyó en diciembre de 2017 a Panamá en el listado de países que no se adherían a los estándares de transparencia fiscal.

Se consideró entonces que no cumplía con la cuestión relativa a la gobernanza fiscal al considerarse que tenía “un régimen preferencial tributario nocivo”.

El país estuvo poco más de 40 días en esta lista y tras asumir un compromiso político de introducir reformas tendentes a respetar los criterios globales, pasó al Anexo II, que agrupa a los estados en los que se han identificado deficiencias pero que han asumido el compromiso de modificar sus prácticas en distintos ámbitos como fiscalidad, transparencia o intercambio de información.

En esa lista, que podríamos llamar gris, Panamá permaneció hasta febrero del año pasado, cuando entró en la lista negra.

La UE consideró que en el sistema panameño existían todavía deficiencias regulatorias y legislativas.

La nueva lista tendrá en cuenta las medidas emprendidas por Panamá para acabar con esos fallos.

Edición Impresa