DESEMPEÑO ECONÓMICO

Vacunas marcarán ritmo de recuperación

Vacunas marcarán ritmo de recuperación
Se espera un aumento de gasto de capital del Gobierno para reactivar la economía, mientras que los ingresos seguirían por debajo del nivel de 2019, hasta que haya una recuperación total. Archivo

Las más recientes proyecciones sobre el desempeño de la economía panameña en 2021 apuntan a que el país recuperará la senda del crecimiento tras el desplome causado por la pandemia del nuevo coronavirus en 2020.

Hay dos premisas que se deben tener en cuenta a la hora de interpretar las proyecciones. La primera es que parte de ese crecimiento se debe a un efecto base, al hecho de que el punto de partida de la economía es muy bajo luego de una caída el año pasado que se estima en 17%, aunque aún el dato oficial debe ser publicado por la Contraloría General de la República.

La otra es que las estimaciones están condicionadas a que se produzca un control efectivo de la pandemia, tarea que pasa por una vacunación efectiva de la población.

Un reciente reporte de The Economist Intelligence Unit apunta a que el producto interno bruto (PIB) de Panamá se expandirá un 9.1% este año, rebote que “depende del programa de vacunación”, señala el reporte.

El análisis señala que el sistema nacional de salud tiene más de 40 años de experiencia en la aplicación de programas de vacunación, mientras que los retos estarán en la distribución de las vacunas. En su expectativa, la inmunidad de rebaño de la población panameña se estaría alcanzando en un plazo de 9 a 12 meses.

Así, teniendo en cuenta la eventual ausencia de restricciones estrictas por el coronavirus y la recuperación en actividad global, la economía panameña podría crecer un 9.1% en términos reales.

Se espera un crecimiento en el consumo privado y en la inversión, aunque el impacto de la pandemia en el ingreso de los hogares -con una estimación de desempleo de 20%-, una actividad aún deprimida por sectores y el daño permanente causado en los balance de las empresas harán que el consumo no se recupere totalmente.

Vacunas marcarán ritmo de recuperación

El informe hace referencia a una aceleración en la actividad de la mina de cobre y a un aumento en los proyectos de obra pública, como la ampliación de la red del Metro de Panamá con su tercera línea, que ya recibió orden de proceder. Por su parte, el retraso de proyectos como el cuarto puente sobre el Canal de Panamá impedirán una mayor tasa de crecimiento.

Para 2022 también se espera un ritmo elevado de crecimiento (8%), que se estabilizaría alrededor del 4% en el periodo 2023-2025.

Según la proyección de la unidad del grupo editorial británico, a finales de 2022 aún no se habrá alcanzado el nivel de PIB nominal previo a la crisis, estimación que es compartida por la agencia de calificación Moody’s Investors Service.

En lo que se refiere a la política fiscal, el reporte señala que será un desafío para el Gobierno cumplir con el objetivo de consolidación fiscal.

The Economist estima que los ingresos seguirán por debajo del nivel de 2019, por lo menos hasta que se complete la recuperación de la economía en el periodo 2022-2023. “Las capacidades de recaudación de ingresos son débiles, y los esfuerzos para desarrollarlas no parecen una prioridad”, señala el reporte.

Mientras tanto, se espera que el gasto crezca, ya que el Ejecutivo tratará de elevar la inversión para estimular la economía.

Así, luego de haber incurrido en un déficit fiscal de 9.95% del PIB en 2020, The Economist considera que es factible cumplir con el límite de déficit de 2021 (7.5%), pero cree que será difícil completar la senda de reducción de déficit prevista en la Ley de Responsabilidad Social Fiscal, que va bajando paulatinamente el techo de déficit hasta un 1.5% del PIB en 2025.

Edición Impresa