Hoy por hoy

El país está conmovido por la mayor crisis sanitaria de su historia. Este es un momento para decisiones claves, una gestión política responsable y, sobre todo, mucha transparencia. En medio de la preocupación nacional por el Covid-19, los diputados de la bancada mayoritaria han aprovechado la coyuntura para hacer actos que riñen con la decencia política. En esta horas tan sensibles y delicadas, ha avanzado el proyecto de ley 239, que modifica la Carrera Judicial. La Corte Suprema fue informada de que el proyecto estaba en discusión el 17 de marzo, sin consultarlos ni tomarlos en cuenta. El Órgano Judicial ha sido claro y tajante en la respuesta que le ha dado al Legislativo: lo que se está aprobando en la Asamblea deshace y contradice un esfuerzo de años en favor de una justicia de carrera. Es obvio que a la mayoría de los panameños le importa más atender los grandes problemas causados por la crisis sanitaria. Eso lo saben los diputados y por esa deshonra que les caracteriza actúan traicioneramente. Esta ausencia de gallardía y falta de respeto hacia los panameños y a nuestras débiles instituciones, es verdaderamente imperdonable.

Edición Impresa