Hoy por hoy

La pandemia avanza en Panamá. Los principales hospitales tienen que enfrentarse a la dura realidad de gestionar recursos escasos para lidiar con el virus. La gran mayoría de los panameños saben y entienden todo esto, por lo cual es injustificable que una parte de la ciudadanía no tome entera conciencia de que las dos horas de salida diaria autorizadas en la actual cuarentena no es una licencia para el esparcimiento. No es un espacio para hacer vida social, visitar familiares, hacer ejercicios en los parques o en las áreas sociales de los condominios ni para sacar a pasear el perro. Esos 120 minutos deben ser aprovechados exclusivamente para la búsqueda de los alimentos y los medicamentos necesarios. Si las personas cuentan con comida suficiente, entonces no tienen razón moral para salir y exponerse a un contagio o a contagiar a terceros que sí necesitan salir. ¿Cuántas veces hay que decirlo? De verdad, es impresionante que ciertas calles y zonas de la capital parezcan ferias. Los que se burlan del propósito de la cuarentena están obligando al Gobierno a prolongarla y a aplicar restricciones más severas. El Covid-19 tiene como mejores aliados a los ciudadanos más desconsiderados.

Edición Impresa