Hoy por hoy

Se cumple un mes desde que fue confirmado oficialmente el primer caso de Covid-19 en Panamá. La vida nos ha cambiado a todos. Nadie en su sano juicio pudo pronosticar este escenario. Las autoridades de salud han demostrado un vigor y una capacidad de trabajo que nos enorgullece. Las víctimas fatales, los pacientes en cuidados intensivos con ventiladores mecánicos y los aislados en hoteles nos recuerdan el alto costo que tiene esta enfermedad. La pandemia ha exhibido públicamente la desigualdad social y la inequidad en el acceso a los servicios públicos en nuestro país. Así, casi la mitad de la población malvive día a día, mientras que todo el país enfrenta la gran incertidumbre de cómo y cuando acabará la emergencia sanitaria. La respuesta sigue estando en nuestras manos. Con el cumplimiento estricto de la cuarentena absoluta, el lavado de manos y el uso de la mascarilla, cuando se pueda, detendremos los contagios. La gran solidaridad entre vecinos y compatriotas es clave para que salgamos airosos de este desafío. Panamá tiene todo a su favor para superar con creces esta crisis sanitaria y empezar a curar los otros males nacionales.

Edición Impresa