Hoy por hoy

Arranca el segundo año de la administración Cortizo con un panorama económico confuso y complicado. Cuando se inició el actual gobierno, la economía panameña venía en descenso. El PRD recibió una deuda pública triplicada, una administración inflada e ineficiente y los índices de desempleo en franco crecimiento. El gobierno actual ha enfrentado un desafío económico comparable con la recuperación luego de la dictadura militar y la invasión, la pandemia, con más endeudamiento y una reducción de la inversión estatal. El horizonte permanece nublado, no solo por la crisis sanitaria, sino por la incertidumbre acerca de la estrategia de reactivación económica. Las actuaciones del Estado deben promover el crecimiento, así como la reducción de la desigualdad. Esto se ve afectado, porque no existe claridad acerca del destino de los préstamos recibidos durante la crisis, lo que aumenta el problema de la falta de transparencia del gobierno y dificulta que el capital privado tome riesgos. Panamá requiere de un liderazgo que lleve las riendas del país con transparencia, en consenso y que trabaje enfocado en levantar la economía nacional.

Edición Impresa