Hoy por hoy

Si hay algo ha quedado claro en esta pandemia es que los gobernantes han estado jugado al estadista, pero no llegan ni a aficionados. Tenemos hospitales, pero con evidentes carencias: médicos, enfermeras, equipos e insumos. Ahora nos enfrentaremos al hecho de que unos 200 mil estudiantes no pueden recibir educación por falta de equipos o de internet para recibir sus clases a distancia. Planificación cero. El país ya no aguanta tanto político improvisado ni el negligente despilfarro de fondos necesarios para resolver los acuciantes problemas de la población. Al final, Panamá tendrá más pobres y menos jóvenes con educación. La delincuencia común y organizada tendrá muchos más candidatos para sus ilegales actividades. Pero los políticos, cegados por la codicia, solo pueden ver el fulgor del oro fácil, sin reparar cómo se oscurece el horizonte.

Edición Impresa