Viajes, joyas y ropa, el sueño cumplido

Viajes, joyas y ropa, el sueño cumplido
Laserfoto AP/Esteban Félix


Lo que ha hecho el Ministerio de la Presidencia es publicar detalles de los "finiquitos" que concedió la Contraloría General de la Nación a los miles de gastos que hicieron tanto el ex presidente Ernesto Pérez Balladares como la hoy ex presidenta, Mireya Moscoso.

El Gobierno utiliza un eufemismo para llamar a esta cuenta millonaria de alguna forma y escogió "partida discrecional", que es la forma más fiel de denominarla: coincide con la forma en que se gasta, aunque la descripción de las compras más bien parecen ocultarlas.

A menudo, el curioso se topa con frases como "atención al Despacho Superior", expresión que resulta muy vaga, pues ello bien podría significar el despacho del Ministro de la Presidencia (o en el caso de la pasada administración sería de la ministra) o el despacho de la Presidenta.

Lo cierto es que esas palabras ("atención al Despacho Superior") están atornilladas a cuanto gasto que alguien haya hecho a una boutique, joyería, almacén o tienda de curiosidades.

Los gastos que están en los cuadros que acompañan este artículo corresponden al último año de gobierno de Moscoso (agosto del 2003-agosto del 2004). Solo en viajes –de funcionarios o del Despacho Superior o de la Primera Dama o funcionarios de Estado– la Presidencia se gastó en ese período más de un millón 300 mil dólares. La lista incluye "viajes oficiales" que hasta ahora se conocen.

De la compra de pasajes se puede desprender que hubo no pocos funcionarios que compraron pasajes de primera clase, lo cual viola la Ley de presupuesto, que solo están reservados para ministros o funcionarios de igual jerarquía.

Esas "atenciones al Despacho Superior" no fueron pocas en materia de joyería. Las visitas a estas tiendas fueron abundantes en este último año. Los que se dieron a la tarea de conocer las gemas que se venden en Panamá aprovecharon la ocasión para comprar algunas piedras y metales preciosos por unos 87 mil dólares.

Las joyas, aunque vistosas, no visten del todo al que las use. Se necesita ropa y eso fue lo que se compró, aparentemente, en Studio Moda, donde en solo 10 visitas en un año se gastaron 75 mil dólares, lo cual no incluye el shoping en Félix, Klasiko o Solomon’s. En total, las visitas a estas tiendas sumaron casi 110 mil dólares: la mayoría para las ya consabidas "atenciones al Despacho Superior".

El Palacio de las Garzas no supo de Navidades modestas. Todo lo contrario. En ese período (2003-2004), de los fondos de las "partidas discrecionales" salieron más 60 mil dólares para engalanar el Palacio con motivos navideños. Eso sin contar lo que costó encender el "arbolito" del Palacio: unos 7 mil dólares. En resumen, se pagó, en un año, la suma de casi 70 mil dólares en decoraciones navideñas, lo cual no es poco, si se considera que la Presidencia habría gastado poco más de 100 mil dólares en bolsas navideñas para personas de escasos recursos.