El cantante de los cantantes

Héctor Juan Pérez (el verdadero nombre de Héctor Lavoe), nació en el pueblo de Ponce, Puerto Rico, el 30 de septiembre de 1946. Desde pequeño tuvo inclinación por la música y en la década del 60, con solo 17 años, se trasladó a la ciudad de Nueva York en busca de fama y fortuna como cantante.

"Una voz extraordinaria, maravillosa, sonora, y una dicción casi perfecta". Así describe la capacidad interpretativa de Lavoe el periodista y locutor panameño Pete Romero, quien trabajó varias veces con el cantante puertorriqueño.

Por eso, solo unos años después de llegar a la Gran Manzana, Lavoe logró el éxito.

Primero trabajó por algunos meses con la orquesta del percusionista Francisco Kako Bastar, logrando grabar como primera voz del coro en el año 1967. El disco saldría al mercado al año siguiente. Pero durante el mismo 67, se produce su unión con el trombonista y arreglista Willie Colón (gracias a Johnny Pacheco), que redundaría en su primer disco como cantante principal, El malo .

Lavoe resultó ser el complemento perfecto para la música de Colón y juntos alcanzaron gran éxito.

De 1967 a 1973 el binomio produjo discos como La gran fuga , Cosa Nostra , Lo mato , El Juicio y los dos volúmenes de Asalto navideño . Los mismos fueron de vital importancia para la solidificación de la salsa como género.

Canciones como "Juana Peña", "Barrunto", "Calle Luna, Calle Sol", y "La murga", son solo algunos de sus éxitos.

Romero recuerda la primera vez que conoció a Lavoe, cuando lo presentó en 1971 en El Parador, a la entrada de Pedregal. "El tipo siempre (estaba) con una sonrisa a flor de labios a pesar de todo el volcán que llevaba por dentro", cuenta.

Y es que su carisma en tarima y su don de gente fuera de ella, fue lo que hizo que la gente lo quisiera tanto. "Héctor le podía mentar la madre a todo el mundo y el público se reía. Lo malcriaron", señaló Willie Colón en una ocasión.

Edición Impresa