NAVIDAD

Christkindl, un pueblo con encanto

Christkindl, un pueblo con encanto
Desde 1950 salen de aquí dos millones de cartas y tarjetas de felicitaciones con el matasellos Christkindl.

Un pequeño pueblo austriaco de unos pocos cientos de habitantes sella cada año dos millones de cartas solo en el periodo de Navidad, probablemente un récord mundial al que contribuye el nombre de la localidad: Christkindl o Niño Jesús.

Situado en una colina en un lugar de peregrinación que data del siglo XVII, en torno a una iglesia barroca dedicada al Niño Jesús, esta localidad del norte de Austria atrae a miles de visitantes cada fin de año. Pero es su oficina de correos temporal, abierta de principios de diciembre a principios de enero, la que le garantiza su reputación mundial.

Desde 1950 salen de aquí cada año hasta dos millones de cartas y tarjetas de felicitaciones con el matasellos Christkindl. “Comparado al número de habitantes, es probablemente un récord del mundo, sobre todo porque los envíos se efectúan en solo seis semanas”, señala Eva Pötzl, de la oficina de turismo de Steyr.

Al menos 16 empleados de correos son movilizados durante este periodo para estampar manualmente los famosos sellos. “Las cartas son o bien depositadas directamente por los usuarios, o bien enviadas a través de un servicio especial de correos austriaco para ser selladas aquí, incluso desde el extranjero”, apunta Pötzl.

Gerhard Eismayr, jubilado, vino en persona para que le sellen su correo de Navidad. “Para regalar a mis seres queridos algo personal, no hay nada mejor que el servicio postal de Christkindl”, explica.

La figura del Niño Jesús es popular en Europa Central, donde es él -y no Papá Noel- el que según la tradición trae los regalos de Navidad. Christkindl presume de albergar un belén mecánico formado por 300 figuras animadas y otro belén que reúne al menos 700 personajes en 60 metros cuadrados.

Edición Impresa