Rebekan Brooks dice que no avaló pinchazos

La exdirectora de News of the World, Rebekan Brooks, afirmó que nunca avaló las intercepciones telefónicas y dijo que se horrorizó cuando se enteró que el tabloide había interceptado el teléfono celular de Milly Dowler, de 13 años, que fue secuestrada y asesinada en 2002.

Brooks respondió “no” cuando su abogado le preguntó si alguna vez había aprobado interceptar mensajes telefónicos. Añadió que como editora del tabloide de propiedad de Robert Murdoch entre 2000 y 2003 no sabía que la intercepción de llamadas telefónicas fuese ilegal, pero que la habría considerado “una violación grave de la privacidad”. “No creo que nadie, yo incluida, pensáramos que fuese ilegal”, afirmó Brooks durante su tercer día como testigo, en el juicio por el escándalo de las intercepciones. “Nadie, ningún jefe de sección, ni ningún periodista, vino a decirme ´Estamos trabajando en este o aquel artículo pero necesitamos acceso a su buzón de mensajes”.

La mujer dijo que estaba de vacaciones en Dubai en 2002 cuando se interceptó el teléfono de la niña y que no se le comunicó que se haría.

Edición Impresa