RECUPERAR LOS VALORES

Importancia de la integridad en el profesional panameño: Anthony Crócamo



La integridad es una cualidad que se adquiere por medio de la honradez y haciendo lo correcto frente a las diferentes situaciones que se presentan a lo largo de la vida. El sentido de integridad varía de persona en persona, pues depende de sus creencias y cultura. Es decir, lo que para algunos está bien, para otros está mal.

Hoy día hablar de integridad es como referirse a la palabra de Dios, pues todos la conocen, sin embargo, no muchos la practican. Sobre todo en la sociedad en la que vivimos, en que se ha perdido la pena, y en la que el “juega vivo” está presente en nuestro día a día. También es muy cierto que los valores se adquieren en el hogar, pero no porque mi padre sea ladrón yo debo hacer lo mismo.

Ya son de conocimiento mundial los graves casos de corrupción que se han presentado en nuestro país en los últimos años, y que involucran a personas que antes de ser delincuentes eran profesionales. Ante esto surge la pregunta: ¿Qué los llevó a delinquir? Pudo ser la avaricia, la falta de oportunidades, las malas influencias o la inexistencia de valores en el hogar. Se trata de una pregunta a la que quizás nunca le encontremos una respuesta concreta.

Uno de los principales causantes de la pérdida de los valores, en especial de la integridad, es la falta de oportunidades en nuestra sociedad. La poca remuneración económica que perciben por su trabajo, incluso aquellas personas que cuentan con un título universitario, lleva a muchos a la desesperación y a la frustración, y le abre la puerta a la deshonestidad.

Hace un tiempo se consideraba que una persona íntegra era aquella que tenía una profesión o un buen título universitario. Lamentablemente esto ya no es así; ahora vemos el caso de destacados profesionales que perdieron su integridad y tomaron la decisión de ser deshonestos en su ámbito laboral.

Una forma de atacar las conductas deshonestas, cuya práctica empeora con el transcurrir del tiempo, consiste en mejorar la calidad de vida de las personas en la sociedad en la que vivimos. Lastimosamente, es un tema social que no se puede solventar de la noche a la mañana, sin embargo, tú puedes poner tu granito de arena para empezar a hacer la diferencia. Tal como lo dijo Thomas Paine: “Es mucho más fácil conservar la integridad que recuperarla”.