Introducción a la pintura sin límites

Introducción a la pintura sin límites
PIEZAS. Gabriel González junto a las obras expuestas en Espacio Panamá. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang

Adistancia de sus nueve años, edad a la que dio sus primeros pinitos en la pintura, el artista panameño Gabriel González sigue buscando reinterpretar sus lienzos, plasmando sin freno nuevas formas emanadas de su constante innovación técnica.

Aunque ya esté consolidado en el ámbito nacional e internacional, González no varía su particular concentración a la hora de lanzarse a realizar una pintura, sin admitir mayor distracción, lo que le llevó en sus inicios a retrasar la exposición que dio inicio a su carrera, cuando contaba con 24 años, rechazando ofertas en este sentido para no desconectarse de una etapa universitaria que lo absorbía por completo.

Buena parte de su carrera la estampó en cuadros de gran formato, debido a que galerías y coleccionistas muestran preferencia por ellas en detrimento de pinturas en formatos menores.

Su trayectoria y su favor por piezas grandes no discrimina las piezas más pequeñas, cuya dificultad y éxito también dependen de la técnica pictórica que se vaya a desarrollar en ellas, explica.

En ambos casos, “las manos hacen magia” sobre el lienzo, explica quien reconoce su afinidad por crear arte con materiales raros.

Edición Impresa